En Araba, a pesar de la abundancia de residencias, no existe un convenio que regule las condiciones laborales de los y las trabajadoras del sector. Denunciamos esa situación ayer en Gasteiz, mediante una concentración en la Plaza de la Provincia.

No se reconoce ni política ni socialmente la importancia de cuidar de otros y de que las personas cuidadoras así mismo se sientan cuidadas y sientan reconocida su labor. Desde las instituciones se teoriza por un modelo de atención centrado en la persona, en el y la usuaria, en la persona residente. Sin embargo, a día de hoy, se incumple radicalmente, no habiendo garantía de atención adecuada en las residencias de la tercera edad.

Las personas mayores pueden ser atendidas en residencias públicas, en residencias íntegramente concertadas con Diputación y gestionadas privadamente, en residencias privadas con algunas camas concertadas o directamente en residencias privadas. La atención que reciben en cada una de estas modalidades es diferente y el coste para la persona usuaria también.

Los sindicatos aquí presentes denunciamos la absoluta desigualdad a la que se ven sometidas las personas mayores usuarias de estos recursos así como las personas que trabajan en los mismos. Se están vulnerando sistemáticamente los derechos de los y las usuarias y precarizando cada vez más las condiciones laborales de los y las trabajadoras.

En este sentido, desde los sindicatos, consideramos que la administración debe garantizar plazas residenciales públicas para todas las personas usuarias que así lo reclamen, garantizando así unas condiciones de atención para todas ellas y unas condiciones laborales homogéneas para las personas trabajadoras del sector.

Mientras no se logre ese objetivo, desde los sindicatos, instaremos a la Diputación Foral de Álava y al IFBS a que tomen cartas en el asunto. Desde esta institución se nos trasmitió en una reunión en el mes de febrero, que cada vez está más próxima la finalización del Decreto de Residencias. Alonso Quilchano se comprometió a que, una vez publicado este, mantener reuniones con las empresas que gestionan las residencias y trasladarles la necesidad de crear una mesa de trabajo conjunta con ellos. Promover por tanto un Convenio Colectivo Provincial de Residencias, que regule tanto las condiciones laborales de los y las trabajadoras del sector como la calidad de atención que tienen derecho a recibir los y las usuarias.

También hemos mantenido reuniones con los diferentes partidos políticos donde se les pidió por escrito un compromiso para promover dicha negociación, el único partido que se negó a firmar el documento fue PNV demostrando así la poca implicación que tiene hacia la grave situación que atraviesa el sector de residencias y a pesar de que públicamente dicen ser los mas comprometidos.

El pasado 22 de marzo los sindicatos comparecimos en la Comisión de Bienestar Social denunciando nuevamente la situación tan precaria que sufrimos las trabajadoras y trabajadores del sector de residencias.

Tal y como nos concentramos ayer, también estaremos el próximo día 21, con otra concentración a las 11:00 horas en la Plaza de la Provincia, y seguiremos estando hasta que no cambie nuestra situación y haya una respuesta firme por cambiarla por parte de las instituciones.