Nos hemos concentrado en la rotonda del polígono Azitain de Eibar, a convocatoria de la mayoría sindical vasca, para recordar al trabajador fallecido el pasado lunes. Perdió la vida a consecuencia de las heridas sufridas en el accidente laboral sufrido a pocos metros del lugar de la movilización, al caer desde una altura.

Hemos vuelto a denunciar que nadie supervisa la correcta ejecución de los trabajos en las obras desde el punto de vista de la seguridad; y hemos advertido de que el número de trabajadoras y trabajadores muertos por caída desde un altura es preocupante. En lo que va de año, al menos cinco personas han perdido la vida en el trabajo de esta forma en Euskal Herria, entre las 14 muertes laborales contabilizadas.