Solicitamos, ahora, por esta vía la nulidad de las 22 órdenes forales publicadas el 16 de mayo por la Diputada de Asuntos Sociales, en las que restringe el derecho a formar parte de las Listas de Subsidiarias de trabajo temporal del Instituto Foral de Bienestar Social (IFBS) a personas que no hayan trabajado nunca en el mismo. Hemos comparecido hoy frente a los juzgados con motivo de la demanda interpuesta.

Tras más de 10 años sin OPE ni convocatoria de bolsas de trabajo, exigimos a Gerencia la convocatoria de la apertura de listas subsidiarias de, al menos, 22 puestos de trabajo. Esto se llevó a cabo, pero con el requisito de haber trabajado en el IFBS al menos 10 días en los últimos 5 años. Esta medida, aparte de discriminatoria, es ilegal, pues nuestra normativa de Gestión de Bolsas de trabajo estipula taxativamente que podrá acceder a esas listas toda persona que lo desee y posea la titulación requerida.

A pesar de nuestra total oposición, han seguido adelante con el proceso y el número de candidatos y candidatas excluidas por no cumplir el requisito de tiempo trabajado ha sido escandaloso. Hay listas con solamente 1, 2 y 4 candidatos admitidos.

Hicieron pública aquella convocatoria anunciándola en prensa y abriendo grandes esperanzas a una parte importante de la población y sin nombrar esa cortapisa que ha ocasionado esa cifra ridícula de personas admitidas.

Además, ante la cantidad de recursos individuales presentados por las personas excluidas y la falta de respuesta por parte de Gerencia, las bolsas no están en vigor, por lo que los problemas para encontrar candidatas se ha multiplicado.

Además de manifestar nuestro rechazo a dicha discriminación en las diversas reuniones con Gerencia, solicitamos formalmente a la Diputada su rectificación, y nuestra total predisposición a buscar soluciones. Así lo hicimos el 11 y 25 de mayo y el 16 de junio sin recibir ningún tipo de respuesta. Así mismo, en la reunión mantenida con ella y el Diputado General el pasado 26 de junio, solicitamos de nuevo que eliminaran el requisito de las órdenes forales.

Paralelamente, en Juntas Generales se aprobó una moción en los mismos términos que nuestra demanda.

Ante la falta de respuestas, el 14 de junio interpusimos dentro del Instituto Foral un recurso de reposición a las 22 Órdenes forales, a la que se nos respondió el pasado 27 de julio desestimando nuestra petición.

Convencidas de que no se puede restringir a ninguna persona el derecho a trabajar en la administración pública y habiendo agotado todas las vías de negociación, seguimos con nuestra denuncia, ahora en los tribunales, solicitando la nulidad de las 22 Órdenes forales e instando nuevamente a la administración a no empecinarse en su injusta decisión y abrir las listas en las condiciones que marca la normativa por ellos también firmada.