El proyecto de unificación que pretende llevar a cabo la jefatura del área de Hemodiálisis con el apoyo incondicional de la jefatura de unidad saca a relucir las actitudes y formas de actuar que siguen existiendo en el Complejo Hospitalario de Navarra. Dicho proyecto no cuenta con el apoyo de la plantilla, pues lo ven como una imposición de la jefatura que no va a suponer ninguna mejora ni para la atención, ni para sus condiciones laborales. Tampoco cuenta con el visto bueno de la Dirección del CHN, pero aun así ésta permite que siga habiendo jefaturas que están por encima de toda negociación.

La Dirección conoce perfectamente las consecuencias, en muchos casos nefastas, que han tenido las diferentes unificaciones o intentos de unificación en el Complejo Hospitalario. Basta recordar la caótica unificación de Urgencias, los proyectos inacabados como el de Cuidados Intensivos, las unidades de Pediatría y un largo etc. 

Desde el servicio de Hemodiálisis nos trasmiten su gran preocupación ante la pretensión de la jefatura de área de desarrollar su proyecto particular, muy alejado de las necesidades tanto de la ciudadanía como de la plantilla. Tienen serias dudas acerca de si este proyecto supondría alguna mejora en la calidad asistencial de los pacientes. Además, coinciden en que generaría un incremento de la inestabilidad en el trabajo de Enfermería, ya que se pretende modificar los turnos de este personal unilateralmente y presentándolo como una mejora, cuando en realidad supone una nueva apuesta por las jornadas parciales, sin que en ningún momento se plantee estabilizar la plantilla.

Desde LAB abogamos por el correcto dimensionamiento de las plantillas y el acondicionamiento de las infraestructuras del Hospital Virgen del Camino, que presentan unas condiciones deficientes y necesitan una inversión urgente en medios, infraestructuras y personal. Exigimos a la jefatura de área y a la jefa de unidad que pongan fin a la política de “parches” y “apaños”, y realicen, de una vez por todas, un adecuado estudio de las necesidades de la plantilla. Ya es hora de estabilizar las plantillas y convertir las numerosas plazas de jornadas parciales -algunas llevan años de esta guisa- en jornadas completas. 

Asimismo, exigimos la paralización inmediata de este proyecto unipersonal que está creando en los y las trabajadoras un profundo sentimiento de indefensión y una sensación de desapego total, ya que sus aportaciones no han sido tomadas en consideración.

Al mismo tiempo, desde LAB proponemos que se realice un estudio de viabilidad para instalar un servicio de Hemodiálisis también en el Hospital Garcia Orcoyen de Estella. Así, se daría servicio a la importante cantidad de personas que diariamente deben desplazarse hasta Pamplona, repercutiendo de manera positiva en el desahogo de las dos unidades del CHN. 

No es la primera vez que LAB denuncia la precariedad laboral que se origina a consecuencia de implantar proyectos sin consenso: aumento de eventualidad, huida del personal fijo…  Además, en este caso debemos tener muy en cuenta la crisis que estamos atravesando y las ya citadas experiencias negativas que hemos padecido en el Complejo. 

Las decisiones de algunas de las jefaturas -como en la gestión inicial del personal pool-covid, en los problemas en el área maternal, enpésima gestión de la Subdirección de Cuidados Urgentes- dejan claro que a la nueva Dirección del Complejo le queda mucho trabajo que realizar si quiere democratizar actitudes perpetuadas desde hace mucho tiempo.

La jefatura actual, además, está aprovechando un marco de incertidumbre como el actual para realizar cambios; “aprovechándose del agotamiento tanto físico como sicológico de la plantilla. Desde el sindicato LAB entendemos que no es ocasión adecuada para proponer este tipo de cambios y que desde Direccion del CHN no se debe permitir que el estado de vulnerabilidad de la plantilla sea aprovechado para realizar proyectos  de calado que no gozan de  ningún tipo de consenso como este. Por eso, LAB permanecerá firme denunciando aquellas actitudes y decisiones que no aporten una mejora clara y consensuada para el personal y para la ciudadanía, al mismo tiempo, que continuará apostando por la democratización de las jefaturas y la participación de todos y todas las trabajadoras en el funcionamiento de sus unidades.