En la empresa Saint Gobain Abrasivos de Berrioplano (Navarra) ha fallecido hoy un trabajador de 56 años; cuando iba a entrar a su puesto de trabajo se ha sentido indispuesto y ha muerto ahí mismo. En primer lugar, LAB quiere mostrar su solidaridad y dolor a sus familiares, amigos/as y compañeros/as de trabajo. Por otro lado, LAB denuncia que con el fallecido de hoy son ya 68 los trabajadores y trabajadoras que han fallecido en Euskal Herria en el año 2022, tanto en el trabajo como de camino a él. De esta forma se iguala la marca de 2021.

LAB ha denunciado reiteradamente que en la mayoría de las empresas no se cumple la normativa de salud laboral y que la mayoría de las muertes se deben a accidentes de trabajo traumáticos evitables. Y los gobiernos, tanto el de Chivite como el de Urkullu, no utilizan los instrumentos que les corresponden para hacer cumplir la normativa a la patronal.
A falta de un mes para que fin de año, está claro que se superarán los crudos datos del año pasado, lo que nos debería llevar a reflexionar profundamente. La masacre pone de manifiesto la necesidad de situar la salud laboral en la agenda política y la necesidad de una decisión política honesta para empezar de una vez por todas a cambiar de rumbo.