“La Mesa, antes del Documento de Confebask, era un teatro; una vez conocido, da alas a una dirección patronal predemocrática”

El presidente de Confebask, Sr. Lujua, planteó ayer en declaraciones a Radio Euskadi lo siguiente: “un sindicato (…) tiene que tener unos Estatutos, y en los Estatutos tienen que venir sus fines y, lo que decimos claramente, es que si en algún momento una organización sindical (…) no cumple el 100% de sus fines es que el funcionario del Registro no tenga capacidad para decir que esta organización sindical pueda quedar desacreditada; que en todo caso fuese un juez”. ELA y LAB afirmamos que, básicamente, esa explicación se corresponde con el contenido del documento atribuido a Confebask que hemos dado a conocer, en el que defienden que se pueda instar un procedimiento para ilegalizar como sindicatos a ELA y LAB.

Dicho eso, ELA y LAB afirmamos que hay una decisión tomada para continuar con la mesa. Lujua dice haber hablado con el Gobierno para ese objetivo.

El gobierno de Urkullu no quiere que nada altere el plan trazado. La mesa anunciada para el jueves día 4 de diciembre satisface los objetivos de las tres partes que acudirán; los del Gobierno Vasco, porque seguirá aplicando políticas de ajuste mientras algunos llaman a eso “diálogo social”; los de Confebask, porque obtiene reconocimiento y legitimidad política del Gobierno, y social –que tanto necesita–, por parte de la minoría sindical; los de CCOO y UGT, porque estas mesas siempre han sido una fuente de financiación pública (fondos de formación, etc…). Sobre este último tema, conviene recordar que quien más fondos se lleva es la propia patronal.
La solicitud de Confebask para que sea un juez quien pueda ilegalizar a ELA y LAB no cambia los planes del Gobierno de Lakua. El Consejero Aburto ha anunciado que remite un problema de “inusitada gravedad” a la primera reunión de la Mesa con la propia Confebask. Es inaceptable, en opinión de ELA y LAB, que posiciones reaccionarias no encuentren ninguna reprobación práctica por parte del Gobierno. Una vez más queda demostrado que este Gobierno está subordinado a CONFEBASK. Gobierno, patronal, CCOO y UGT pretenden resolverlo –para eso hablan estos días– con una declaración que lave la cara a Confebask; una declaración para justificar lo injustificable (la constitución de ese marco a toda costa, como si aquí no existiera una patronal antidemocrática) por parte del gobierno, CCOO y UGT.

ELA y LAB insisten en que la solicitud de Confebask se corresponde con el mismo hilo argumental del documento que el Departamento de Empleo remitió a sindicatos y patronal para poner en marcha la Mesa. Un documento, a nuestro juicio, pre-democrático, que contemplaba la posibilidad de sancionar a las organizaciones sindicales que no cumplan el papel que el propio Gobierno les otorga. El Gobierno sigue sin querer hacer públicos los nombres de los asesores que colaboraron en su redacción; a buen seguro porque quiere mantener en el anonimato a personas próximas a Confebask que tuvieron mucho que ver con ese resultado.
Si antes de conocer el documento de Confebask esa Mesa no tenía ningún sentido con la minoría sindical, ni en cuanto a la forma, por no respetar las reglas mínimas de juego democrático, ni por contenido, porque las políticas antisociales que sufrimos hacen imposible el diálogo social y todas se deciden fuera de esas mesas, tras conocerlo, el hecho de que el Gobierno continúe con esa Mesa nos parece una decisión muy grave porque supone un apoyo explícito a una patronal que es cualquier cosa, menos democrática. Sobre todo porque piensan seguir sin adoptar ninguna decisión política que mejore la situación de la mayoría de las y los trabajadores. Hay que cambiar de raíz las políticas públicas; nuestro compromiso con las y los trabajadores es seguir luchando para lograrlo.

ELA – LAB