Movilización de las y los trabajadores.

Movilización de las y los trabajadores.

Ante el anuncio de despidos y precarización de las condiciones de trabajo por parte de la Dirección de Tubos Reunidos en su planta, Productos Tubulares de Trápaga, LAB pregunta al Gobierno Vasco hasta cuándo va a seguir posicionándose del lado de la patronal mientras el empleo se sigue destruyendo en el sector industrial.

Hace un año que el Sr. Ulacia accedió al cargo de Presidente del Grupo Tubos Reunidos. El mensaje, vía prensa, que hizo llegar a los trabajadores y trabajadoras del grupo no fue nada tranquilizador y no auguraba nada bueno para la plantilla. Habló de la elaboración de un plan valor de 360o y la necesidad de implantarlo en el grupo. En varias ocasiones LAB ha exigido la presentación de ese plan a los y las trabajadores, ha denunciado el continuo deterioro de las condiciones laborales de la plantilla; despidos de trabajadores y trabajadoras de las subcontratas, amortizaciones de puestos de trabajo, aumento de la flexibilidad, implantación de jornadas irregulares, movilidad funcional.

Todas las medidas se han adoptado de manera unilateral sin ningún tipo de negociación con los trabajadores y trabajadoras. La Dirección de Tubos, desde el inicio, ha tenido un único objetivo, pasar el rodillo.

Por ello, y ante la falta absoluta de transparencia e información de la Dirección, el pasado día 12 de febrero las Secciones Sindicales de LAB en Tubos Reunidos y Productos Tubulares, nos reunimos a petición del Sindicato con el Director de Desarrollo Industrial del Gobierno Vasco, afin de transmitirles, la preocupación con la que vivimos los trabajadores y trabajadoras esta situación, y por ello emplazarlo a intermediar frente a la empresa exigiendo como Institución, transparencia y negociación real de cualquier medida que fueran a adoptar.

La conclusión de esa reunión fue que el Gobierno Vasco era conocedor de lo que estaba sucediendo e iba a suceder. Reconoció que había empresas del sector que habían realizado una mejor gestión de la crisis y por ello tenían una posición más favorable que la de TUBOS. También sacamos como conclusión que nada podemos esperar del Gobierno Vasco ante la destrucción de empleo y precarización de las condiciones de trabajo de cientos y cientos de trabajadores y trabajadoras.

Una vez más se pretende que los trabajadores y trabajadoras sufran las consecuencias de una gestión totalmente ineficaz. La Dirección del grupo se afana por sacar públicamente números y malos resultados pero, desde LAB, sabemos lo que se esconde detrás de esos números, ineficacia y más ineficacia que los trabajadores y trabajadoras pagarán con sus puestos de trabajo. Los despidos se han anunciado para la planta de Trápaga pero estamos seguros y seguras de que el resto de plantas del grupo seguirán el mismo camino.

Desde LAB no estamos dispuestos y dispuestas a que esto sea así y por ello haremos un llamamiento a las plantillas para que se movilicen en defensa del empleo y de unas condiciones de trabajo dignas.

Al Gobierno Vasco le preguntamos hasta cuándo va a seguir mirando hacia otro lado y posicionándose del lado de la patronal mientras el empleo se sigue destruyendo en el sector industrial.