El sindicato LAB quiere denunciar que los sindicatos UGT, ATSU y CCOO han unido sus fuerzas y formado un bloque contra los representantes de este sindicato, y han revocado a los delegados de LAB de los puestos de secretario y delegado de salud laboral en el Comité de Empresa. Esta última acción, en sintonía con la actitud que han tenido desde que decidieron desmantelar la lucha unitaria, ha vuelto a dejar en evidencia la prioridad que le dan estos tres sindicatos a defender los intereses de la empresa por encima de los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Por primera vez en 32 años, en diciembre de 2021, se celebraron los primeros paros para revindicar las demandas de la plantilla de FCC Limpieza Viaria de Pamplona: desbloqueo de la negociación del convenio, subida salarial del IPC, aumento del servicio de limpieza, conciliación familiar con una jornada de lunes a viernes, y criterios de contrataciones justas. También se celebró un día entero de huelga seguido por el 95% de la plantilla.

Tras la primera jornada de huelga, visto el gran seguimiento de la plantilla, el Comité de Empresa acordó seguir con la lucha y convocar nueve días seguidos de paro, llegando a convocar y firmar todos los sindicatos la convocatoria de la huelga para el principio de año de 2022.

Pero acto seguido, la empresa convocó a las representaciones sindicales de manera individual, a lo que LAB se negó, ya que pretendían negociar fuera de las reuniones del Comité, e hizo un llamamiento a la unidad sindical y de la plantilla; algo que obviamente no fue respetado por los demás sindicatos.

Esos sindicatos, que pocos días antes clamaban por una huelga indefinida, cambiaron de postura repentinamente e hicieron que sus simpatizantes pararan la lucha sin tener ninguna oferta encima de la mesa, justificando que tenían buenas sensaciones después de un encuentro con el equipo del Ayuntamiento, en el cual se hablaba de una subida máxima del 2%, muy lejos del la subida del IPC en 2021.

UGT, ATSU y CCOO prometieron una respuesta del Ayuntamiento de Pamplona durante el mes de enero; una respuesta que a día de hoy no ha llegado. De todas formas, LAB considera que siendo trabajadores y trabajadoras de FCC Medio Ambiente no puede ser que se exijan soluciones única y exclusivamente al Ayuntamiento, cuando las condiciones laborales las impone la empresa.

Desde el sindicato LAB queremos resaltar que una vez más estos sindicatos están vendiendo a la plantilla, compartiendo con la empresa el empobrecimiento de los y las trabajadoras, sin tener en cuenta que por primera vez en muchos años la plantilla había unido sus fuerzas para conseguir una reivindicaciones más que justas.

No obstante, y a pesar de que UGT, ATSU y CCOO han abandonado las reivindicaciones unitarias y pretenden marginar a LAB ―tal y como demuestra la revocación de sus dos delegados―, este sindicato tiene claro que seguirá luchando por las demandas de la plantilla, para beneficio de todas y todos.