Cuando mayores son las expectativas de cambio político y social en Navarra, cuando languidece el Régimen instaurado con el Amejoramiento nunca refrendado por la ciudadanía, aquellos agentes que sacan provecho de la actual situación cierran filas para que todo siga igual.

A la vergonzosa foto que UGT y CCOO concedieron a Yolanda Barcina la semana pasada, cuando hicieron de comparsa en la presentación de unas presuntas medidas de reactivación económica, le sucede el acuerdo alcanzado por UPN y PSN para crear un nuevo chiringuito (el Consejo de Diálogo Social) para que Patronal, UGT y CCOO se repartan el dinero público. Unos y otros se otorgan favores mutuos en una auténtica orgía endogámica, mientras que las condiciones de vida y trabajo de la clase trabajadora son las peores que han existido desde que, en 1995, comenzara el denominado "Diálogo Social". Las tarjetas de crédito opacas de Caja Madrid también existen en Navarra en forma de subvenciones, consejos, mesas, acuerdos y escenificaciones que hacen el caldo gordo a la élite económica y política que está llevando a Navarra al desastre. UGT y CCOO se han echado en brazos de Patronal y UPN a cambio de (algo más que) un plato de lentejas: cerca de 20 millones de euros anuales. Por suerte, cada vez más trabajadores y trabajadoras están dando la espalda a estos auténticos vendidos, como muestra el hecho de que lleven perdidos 54 representantes sindicales desde el 1 de enero del presente año.