Este primer lunes de junio de 2022 hemos tenido conocimiento de otra muerte en el trabajo, el segundo accidente mortal de los últimos días en Gares, Nafarroa. El accidente mortal número 33 en Euskal Herria y el número 7 en Nafarroa. En este accidente, el compañero del trabajador fallecido ha resultado herido grave al intentar socorrerle.

En primer lugar, quisiéramos transmitir nuestra solidaridad a familiares, amigos y compañeros de trabajo en estos momentos tan duros.

El operario, de 45 años, que trabajaba en un recinto confinado (pozo de riego vacío) de la bodega Señorío de Sarriá, ha caído al interior y ha fallecido por falta de oxígeno. Como suele ser habitual en estos accidentes, el compañero que se encontraba en el lugar se ha acercado a socorrerle y tras caer al pozo, después de pasar mucho tiempo sin oxígeno, se encuentra en estado muy grave.

Desde LAB queremos denunciar firmemente este nuevo accidente . ¿Cómo es que no se aplican los protocolos de prevención para recintos confinados? ¿Por qué no había protección perimetral? Estos procedimientos técnicos son claros y su incumplimiento es causa de accidentes, generalmente muy graves o mortales.

Sabiendo que se trata de una actividad de riesgo específica y regulada, ¿cómo no hace seguimiento el ISPLN e inspección de trabajo? Esa desidia es la que nos lleva a sufrir todavía en 2022 estos accidentes evitables con resultados escalofriantes.

Detrás de esta situación hay responsables políticos. Responsables políticos que permiten hacer a la patronal. No fiscalizar a la patronal, no llevar a cabo inspecciones, no poner recursos suficientes son una decisión política y los resultados los sufrimos los trabajadores, finalmente con nuestra propia vida.

De esta forma, queremos llamar a participar en las movilizaciones que se convoquen en las próximas horas.