Debemos lamentar y denunciar otro accidente laboral mortal, ocurrido en este caso en Donostia. Se trata de la víctima mortal número 63 en accidente laboral en lo que va de año en Euskal Herria. Un trabajador de 64 años falleció por accidente no traumático en su puesto de trabajo el pasado 19 de octubre. En primer lugar, queremos mostrar nuestra solidaridad y dolor a sus familiares, amistades y compañeros y compañeras.

Según los datos que manejamos, en la mañana del pasado 19 de octubre, el trabajador S.A., que estaba trabajando para la empresa Acuña pero estaba dado de alta como autónomo, se sintió mal y falleció en el lugar. En las obras del Paseo Otxoki, el promotor es el propio Ayuntamiento de Donostia y ha subcontratado la ejecución. Asimismo, parece que la subcontrata también utiliza autónomas y autónomos subcontratados y así se crea la clásica cadena de siniestrabilidad laboral. En el seno de esta cadena, la responsabilidad y las obligaciones de salud laboral, al final, no se controlan, no se cumplen.

De esta forma, desde LAB queremos denunciar firmemente que el Ayuntamiento de Donostia no pone en los trabajos que promueve, suficientes medidas de protección y prevención. Al permitir largas cadenas de subcontratas, además de empeorar las condiciones laborales de las y los trabajadores, se aumenta la precariedad y dificulta el cumplimiento de la normativa en salud laboral.

En los últimos años en Euskal Herria, un trabajador o trabajadora muere cada 5 días en accidente laboral. Detrás de esta grave situación no vemos ninguna declaración ni medida del Gobierno Vasco. ¿Podemos pensar qué respuesta daría el Gobierno si cada 5 días muriera un empresario trabajando?

Queremos llamar a la clase trabajadora vasca a participar en la concentración convocada por el comité de empresa del Ayuntamiento de Donostia el próximo martes 25, a las 12:00 del mediodía, ante el consistorio donostiarra.