Valoración de LAB sobre la propuesta presentada por CCOO para desbloquear la Negociación Colectiva.

VALORACION DE LAB SOBRE LA PROPUESTA DE CCOO

LAB ha luchado y lucha por un marco propio de negociación colectiva que haga frente a la reforma laboral, que aparque dicha reforma y que defienda una vía propia.

Teniendo como objetivo la consecución de un nuevo modelo de relaciones laborales, pensamos que el blindaje de los convenios de nuestro país es un paso que tiene un gran valor político. Pero no nos sirve cualquier convenio, dichos convenios deberán garantizar unos contenidos mínimos (aumentos salariales que tengan como referencia el IPC y cláusulas anti-reforma).

En este país, la negociación colectiva se ha basado fundamentalmente en los convenios sectoriales. Por dos veces se han querido blindar nuestros convenios ante las negociaciones a nivel estatal. Estas dos intentonas han fracasado, por falta de voluntad y prepotencia de CONFEBASK.

Esta patronal, que afirma que los convenios sectoriales son necesarios, ha intentado sacar ventajas de las negociaciones para el blindaje de dichos convenios. LAB no ha estado dispuesto a ello, ni lo estará.

• En el primer intento, CONFEBASK, a cambio del blindaje de los convenios, intentó imponer el arbitraje obligatorio, lo que fue rechazado por LAB.

• En el segundo intento, la patronal respondió negativamente a la propuesta del Gobierno Vasco. Sabía que el tema del arbitraje sería resuelto de manera positiva por parte del Gobierno Vasco, y como muestra, ahí está el origen del ORPRICCE. Mediante el chantaje, puso un precio inaceptable al acuerdo: la congelación salarial.

El problema salarial no es un tema de poca monta. La reforma está pensada para reducir los costes salariales, situando en manos de la patronal varios instrumentos para atacar los salarios y las condiciones laborales. La reducción salarial destruye empleo. La patronal firmando convenios sin subidas salariales, busca profundizar en las oportunidades que le concede la ley para reducir los salarios y, sobre todo, y lo más importante, busca hacerlo con el apoyo de los sindicatos. LAB no será garante de esa paz social.

A partir del 7 de Julio se ha abierto un nuevo tiempo en las relaciones laborales; es evidente el fracaso del modelo que nos impone el Estado. Claro ejemplo de ello es lo que acontece en Navarra. Al 7 de julio han llegado con los convenios firmados por CCOO–UGT (congelación salarial o subidas salariales mínimas y sin claras cláusulas contra la reforma salarial), suscritos en los parámetros de la patronal, siguiendo las directrices del acuerdo firmado en Madrid por CCOO-UGT-CEOE. ¿Es mejor la situación de las y los trabajadores de Nafarroa? Rotundamente no, ni en cuanto a la cuestión del empleo, ni la evolución de los salarios.

La patronal está muy fuerte, han puesto muchos medios a su disposición. No tiene ninguna voluntad para llegar a acuerdos, está bloqueando las mesas de negociación. Estos son tiempos duros para la clase trabajadora, no nos dejan más alternativa que la confrontación.

LAB está en ello, diseñando una estrategia que haga frente a la patronal, en los centros de trabajo y en la calle, sin renunciar a los convenios sectoriales y llevando a las empresas la defensa de la negociación colectiva.

Pero la patronal y los y las trabajadoras no actuamos en igualdad de oportunidades, hay un total desequilibrio. La patronal está muy fuerte, no ha variado de estrategia, no existe ningún dato que nos lleve a pensar que haya variado su actitud, justamente los contrario. Cada vez se presenta mas agresiva: el debate sobre los costes laborales está llevándose a cabo de una manera muy parcial e interesada, el nuevo modelo de relaciones laborales de Adegi,… Constituye un lobby de presión y tienen un único objetivo, continuar atacando a los salarios y a las condiciones laborales. Esto no es un mero problema laboral, es un problema político. Está en juego qué tipo de Euskal Herria queremos. Si hacemos seguidismo del modelo estatal, seremos un país empobrecido. El modelo de relaciones laborales que impone el Estado, basado en una continua reducción de los costes salariales, es perjudicial para la economía vasca.

Por ello, LAB busca una solución integral; el modelo de relaciones laborales debe ser cambiado en su totalidad. Debemos construir un nuevo modelo que responda a las características propias de nuestro país y debemos tener la oportunidad de poder decidir. ¿Está dispuesto CCOO a abordar esta cuestión y a recorrer ese camino?

CCOO sigue sin responder a esa pregunta. Y en ese contexto nos lanza su propuesta. ¿Qué ha variado desde julio en la actitud de la patronal que nos lleve a pensar que ahora existe posibilidad para llegar a acuerdos? ¿Cómo ganarle la batalla a la patronal, si no mostramos una capacidad de confrontación? CCOO ha renunciado a la confrontación y con su propuesta lo que plantea es ceder en nuestros objetivos, haciendo un acuerdo a la medida de la patronal.

• Dicen que deben cerrarse los convenios sectoriales y que a este espacio de negociación se le pone una línea roja, mas ambiciosa que al marco de empresa. Esto es, que lo que es inaceptable a nivel sectorial se acepta en el de empresa. LAB no se siente de ninguna manera interpelada con esta afirmación. Nosotros y nosotras siempre hemos dicho que defendemos todos los marcos de negociación y que deben defenderse unos contenidos mínimos en ambos marcos de negociación.

• Proponen un acuerdo intersectorial. Una propuesta que va más allá de un acuerdo sobre la estructura de negociación colectiva que blinde los convenios de nuestro ámbito. Es una propuesta que incluye los temas que han bloqueado estos dos acuerdos hasta hoy (arbitraje y salario).

• Desaparece la referencia del IPC en los salarios, abre la puerta de par en par a las congelaciones que desea la patronal.

• En los procedimientos para que los convenios no sean cumplidos (descuelgues) apuestan por el consenso. Pero a continuación aceptan el ORPRICCE, de esta forma abren las puertas al arbitraje obligatorio. Debemos recordar que LAB invitó al resto de sindicatos a plantarse ante la reforma y no participar en dicho órgano.

• Muestran una disposición a tratar sobre el modelo de relaciones laborales y indican que el CRL es el lugar más adecuado. A nuestro entender, no es un marco apropiado, pero, sobre todo, debe de aclararse si cuando nos referimos al modelo de relaciones laborales, estamos hablando de una vía propia o si estamos hablando de aceptar el modelo estatal, puesto que antes de iniciar dichos debates debemos acordar unas mínimas normas de juego. Como LAB, tenemos muy claro que no podemos construir un nuevo modelo de relaciones laborales sin el derecho a poder decidir aquí las relaciones laborales.

En lugar de estar pensando en confrontar con la patronal, para poder así conseguir acuerdos con la suficiente mayoría, CCOO nos dice que acordará con quien quiera hacerlo. Parece ser, que una vez más, están dispuesto a darle esa paz social que tanto necesita a la patronal. No es nuevo que CCOO y UGT apoyen acuerdos en minoría. Parecía que la patronal había cerrado esa puerta, pero estos últimos días ya hemos visto algún gesto en esa dirección, por parte de CEBEK.

Sería muy grave que una minoría quiera sustituir a una mayoría, para ser aliado de la patronal en el objetivo de reducir salarios y desregular las condiciones laborales.

LAB, por un lado, seguirá haciendo frente a las pretensiones patronales en los centros de trabajo y en la calle; y por otro lado, seguiremos interpelando a la clase política para que adopte decisiones políticas para construir un nuevo modelo de relaciones laborales.

Para finalizar, volvemos a insistir: es momento de abrir el debate político sobre el modelo de relaciones laborales que necesita Euskal Herria, es momento de recorrer un camino propio, buscando acuerdos entre el ámbito político y sindical. Y en ese camino —y no en otro—, seguirá LAB.