Igor Arroyo, secretario general adjunto de LAB, se encuentra en Cuba con motivo del XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba. Ha podido llegar a La Habana a pesar de que en Madrid le prohibieron coger el vuelo previamente reservado, aduciendo “razones de seguridad”. Concretamente, ese vuelo atravesaba un pequeño sector del espacio aéreo de Estados Unidos y, al parecer, según denuncia el secretario general adjunto de LAB, se encuentra en la “lista negra” de la administración de Estados Unidos. Así las cosas, pasó la noche en Madrid y tuvo que coger otro vuelo al día siguiente, rumbo a Venezuela en este caso, para poder llegar a La Habana vía Caracas. Hace dos semanas, también prohibieron el acceso al vuelo al hermano del deportado en Cuba Joxe Anjel Urtiaga.

En cuanto al congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, Igor Arroyo tomó ayer la palabra y, tras denunciar la persecución de la administración Trump, remarcó que Euskal Herria es una nación que lucha por el derecho de autodeterminación con el fin de decidir su futuro. Posteriormente, denunció la actitud del Gobierno español, que no ha hecho absolutamente nada para construir un escenario de paz en Euskal Herria, recordando así la situación que viven las y los presos y los crímenes de Estado sin resolver. Ha continuado su intervención reivindicando la soberanía y dando las gracias al pueblo cubano, principalmente por acoger a refugiadas y refugiados vascos. Para finalizar, ha destacado la importancia de unir fuerzas entre trabajadoras y trabajadores para construir, a través de esa lucha, otro mundo más justo y solidario.