Los sindicatos de Correos de Gipuzkoa (LAB, CCOO, ESK, UGT y ELA) nos hacemos eco de la situación vivida por los y las trabajadoras de Correos de los pueblos cercanos al vertedero de Zaldibar y, en especial, la del personal de reparto que permanece entre 4 y 5 horas diarias trabajando en la calle.

Las personas trabajadoras denuncian la falta de preocupación que ha mostrado la empresa, no tomando ninguna medida ni protocolo específico de actuación. Los y las trabajadoras están sintiendo picores en garganta, ojos, piel y boca, dolores de cabeza, malestar estomacal, náuseas, sabor a metal al respirar y otras molestias similares.

Tras el análisis de calidad del aire y los resultados obtenidos con altos niveles de dioxinas y furanos resulta, como poco, chocante que las escasas recomendaciones de salud solo puedan ser seguidas por una parte de las personas afectadas.

Se han tomado medidas como la suspensión de un partido de fútbol y de los carnavales, se recomienda no hacer ejercicio en la calle, cerrar las ventanas todo el tiempo posible y mantener a los niños y niñas en los interiores. Medidas que muy difícilmente podrán ser asumidas por las personas que deben pasar la mayor parte de su jornada en las calles, lo que les deja en una situación de desprotección.

Es lamentable que la única respuesta de la empresa haya sido limitarse a remitirnos la información oficial dada por las autoridades competentes, “no es necesario tomar medidas especiales”, sin interesarse más por la situación que su plantilla está atravesando.