Según han anunciado desde el Consorcio Haurreskolak, hasta el próximo septiembre no se reanudará la asistencia presencial y educativa en las escuelas infantiles pertenecientes al mismo. Afirman que, mientras tanto, continúan trabajando, siguiendo los criterios establecidos por los Departamentos de Educación y Salud del Gobierno Vasco, en los protocolos y planes necesarios adaptados a la situación de retorno, para garantizar la salud de todas las niñas y niños así como del personal.

El sindicato LAB recuerda a la administración que todos los planes de retorno deben ser negociados con la parte social, tanto el plan de prevención del personal de gestión, como el plan de prevención para que todas y todos los educadores vuelvan a las escuelas infantiles sin que lo hagan las niñas y los niños y, lo más importante, un plan de retorno para el próximo curso que responda a la inscripción, cuyo plazo está abierto hasta el 8 de junio. Para que este retorno se produzca con la calidad y todas las garantías sanitarias precisas, es necesario hablar del descenso de ratios y de una recomposición de los espacios, lo que conlleva la provisión de refuerzos de plantilla.

A la vez que conocía esta decisión, el sindicato LAB ha sabido que algunas guarderías privadas, entre las que hay quienes reciben subvenciones del Gobierno Vasco, abrirán para dar servicio de forma presencial, en algunos casos sin plan de prevención.