Ante las noticias aparecidas en prensa sobre el inicio de los trámites de integración del Consorcio de Aguas de Busturialdea (CAB) en el de Bilbao-Bizkaia (CABB), LAB quiere hacer llegar a la opinión pública su posición al respecto.

Ante las noticias aparecidas en prensa sobre el inicio de los trámites de integración del Consorcio de Aguas de Busturialdea (CAB) en el de Bilbao-Bizkaia (CABB), LAB quiere hacer llegar a la opinión pública su posición al respecto.

– No estamos de acuerdo con esta absorción, ya que supondría la desaparición de un modelo de gestión pública de un servicio de aguas 100% público, que ha demostrado su viabilidad y eficacia desde que se recuperó su gestión plenamente pública en 2012 con la contratación de personal propio de la entidad, garantizando así unas condiciones de trabajo dignas.

– Denunciamos la política del PNV, ejecutada a través de la Diputación de Bizkaia, el CABB y URA, de centralizar la gestión del agua en el territorio en el propio CABB, porque ello supone un paso en la privatización de este servicio básico, ya que el modelo practicado por este consorcio está basado en la subcontratación de cada vez mayor número de servicios propios para ponerlos en manos de multinacionales privadas. Actualmente, tiene ocupado el 60% de sus servicios con este tipo de atención actualmente. Su fin último es la venta de todo el servicio a estas empresas.

– Defendemos un modelo de Servicio Público de Aguas cercano a la ciudadanía, como el que representa el CAB, porque es el que mejor garantiza la posibilidad de la participación y la defensa de los intereses de sus usuarios y usuarias en la gestión, frente al modelo del CABB alejado de estos conceptos.

– Vamos a defender los derechos de las y los trabajadore del CAB y no permitiremos que sus puestos de trabajo acaben amortizados o en manos privadas, ni se rebajen sus condiciones laborales, para lo cual impulsaremos todas las acciones que sean necesarias.

Entendemos que por todos estos motivos esta operación debe ser paralizada, preservando así los intereses de trabajdores y trabajadoras y ciudadanía en Busturialdea.