Nos adherimos a la convocatoria de movilización de Aldaketaldia ante la emergencia ecológica y hacemos un llamamiento a aunar fuerzas para la transición ecosocialista y feminista en Euskal Herria. Por lo tanto, llamamos a todas y todos los trabajadores a participar en las iniciativas organizadas en la campaña.

Con la Huelga General de hace ya un año, cuando la mayoría social y sindical de Euskal Herria recurrió a la ofensiva por el trabajo, las pensiones y la vida digna, como con el incidente del vertedero de Zaldibar, queda claro que la lucha contra la emergencia ecológica es y será cada vez más un campo de lucha por los derechos de las y los trabajadores.

El año pasado nos ha dejado grandes enseñanzas. Este modelo económico y social insostenible y ecocida, que tiene como objetivo la acumulación de capital por encima de toda vida, nos augura no sólo un futuro injusto, sino inviable para la mayoría de las y los trabajadores del mundo.

En los últimos meses, además, hemos podido ver cómo la agenda política del cambio climático de Urkullu y Chivite, que se basa en los fondos europeos, la marcan Petronor, Iberdrola, el TAV y la incineradora. Es la lógica de crecimiento verde basada en la desmaterialización y deslocalización de la producción así como en la transición energética a la medida de unos pocos, que empobrecerá y endeudará a las y los trabajadores vascos.

Eso que nos quieren vender como capitalismo verde no es más que falsedad. No hay un crecimiento infinito en la base física finita; no se puede separar el modelo de explotación y producción de los efectos ecológicos que producen. Hay que cambiar radicalmente el modelo. La activación y movilización social y de las y los trabajadores serán claves para crear las condiciones de una transición. En este camino, el llamamiento del movimiento ecologista para el día 30 de enero será un nuevo hito al que no podremos faltar.

Las y los trabajadores de LAB somos conscientes del importante papel que jugamos en esta lucha: nuestra posición es estratégica en la lucha por un modelo económico y social que ponga la vida en el centro y, por lo tanto, necesitamos no sólo reafirmarnos en nuestros compromisos, sino proponer y desarrollar pasos claros. En este sentido, en los siguientes meses, el sindicato LAB tiene como objetivos, entre otros, recoger las medidas urgentes para transitar hacia un modelo ecosocialista y feminista que detenga el actual modelo de destrucción y ponga la vida en el centro, cómo recoger las claves para la transformación económica y social de Euskal Herria que reduzca la huella ecológica y ponga la vida en el centro.

Los y las trabajadores, el 30 de enero hacia el ecosocialismo en Aldaketaldia.