Desde el sindicato LAB hacemos llegar esta nota de solidaridad y apoyo a las y los trabajadores de EBHI en lucha por sus derechos. Aunque nos distancie la separación geográfica, y la imposibilidad de movilidad en tiempos de pandemia, sentimos esta lucha como si fuera nuestra, y por eso enviamos todo nuestro apoyo.

Desde el miércoles 13 de mayo, cuatro trabajadores de EBHI están encerrados en el local del Comité de Empresa y comenzaron desde una huelga de hambre indefinida como medio de protesta contra las últimas medidas adoptadas unilateralmente por la empresa. Es inaceptable que amparándose en esta coyuntura, la empresa presente de manera unilateral un ERTE en unas condiciones impuestas que perjudican gravemente a la plantilla. Y mucho menos que aproveche este momento para incumplir acuerdos anteriores que llevarían al despido encubierto de siete compañeros en pocos meses y a una reducción de plantilla.

Desde el sindicato LAB nos sumamos a la petición interpelar al Gobierno asturiano para que, desde la Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica, al que reconocemos como único interlocutor válido, medie en este conflicto para que una empresa pública no incumpla sus propios acuerdos para la consolidación de la plantilla, solicitando en tiempo y forma la tasa de reposición de los ejercicios 2019 y 2020.

Cuatro trabajadores están en huelga de hambre para defender sus puestos de trabajo y un futuro digno tanto para la plantilla de EBHI como para toda la clase trabajadora. Se trata de la medida de protesta mas dura y difícil que alguien puede tomar, ya que está arriesgando su propia vida para poder tener un futuro digno.

Tenemos muy claro que el capital va a intentar aprovechar esta crisis sanitaria para recortar derechos laborales y sociales e imponerlos profundizando en la vulneración de los derechos más elementales. Pretenden que nos creamos el cuento de que ante la situación del sistema capitalista, es necesario mas capitalismo.

Desde LAB, nos oponemos a esta operación del sistema que solo busca reformularse para para la supervivencia de un régimen que se sustenta en la explotación de la clase trabajadora y la opresión de los pueblos. Desde LAB seguiremos luchando por un cambio radical de esta realidad que nos está tocando vivir. No permitiremos que al igual que el 2008, sea la clase trabajadora quien pague las consecuencias de esta crisis. Es el deber y la obligación de las instituciones buscar soluciones a los conflictos y garantizar una vida digna para todas las personas, y en conflictos como el de EBHI no puede mirar para otro lado.