Nos hemos concentrado en favor de los derechos de las y los presos vascos en Gasteiz, en la plaza de la Virgen Blanca. Hemos remarcado que queremos a las y los presos en casa, vivas y vivos.

Hemos reclamado las siguientes reivindicaciones concretas:

-El acceso a los beneficios penitenciarios contemplados en la legislación ordinaria

-Que todos los presos estén en cárceles de Euskal Herria,

-Excarcelación de personas gravemente enfermas

-El acceso al mundo laboral de las personas que salen de prisión

-Revisión de la legislación del alargamiento excepcional de las penas

-Derecho a vivir en Euskal Herria de las personas huídas y deportadas políticas

Tal y como hemos señalado en la movilización, «seguiremos llevando estas reivindicaciones al mundo laboral. Al mismo tiempo, las compartiremos con otros sindicatos de cara a analizar dinámicas comunes».

Mucho camino por recorrer

La situación actual exige superar y eliminar la política penitenciaria de excepción que se aplica a las y los presos. En estos años, se han dado pasos adelante, sobre todo para poner fin a la política de alejamiento y dispersión. Pero, a día de hoy, aún queda mucho camino por recorrer, hay que liberar cuanto antes a las personas presas gravemente enfermas, aplicar el cómputo de penas y queda mucho por hacer para facilitar la progresión de grado y la excarcelación temprana. Tampoco podemos olvidar la realidad que sufren las y los llamados niñas y niños de la mochila.

Los avances de los últimos años no se pueden entender sin la presión de la sociedad y el camino que queda por recorrer en el asunto de las y los presos será más rápido si se intensifica la movilización social. Hemos salido hoy a la calle con ese espíritu.