Hoy más de 30 personas se han concentrado junto a los baños públicos del Paseo Sarasate para denunciar los planes de cierre de los mismos. Tal y como han explicado en la concentración, las trabajadoras a las que ahora se quiere despedir dan un trato humano y ayudan a los usuarios que así lo necesitan, a la vez que atienden a 10 veces más de personas que los lavabos automáticos. Por eso, han calificado este intento de cierre como un ataque a un servicio público.

En la concentración han celebrado que hoy los baños de Sarasate cumplen 100 años, y han indicado que “si se lucha se podrán seguir celebrando muchos años más”. En este sentido, han recordado que, gracias a la oposición de las trabajadoras, el ayuntamiento ha aparcado sus planes de cierre del resto de los baños públicos.