El sector de Intervención Social de Araba continúa con sus movilizaciones a favor de un convenio digno, fruto de la falta de responsabilidad de los gobiernos de PNV y PSE y de la patronal AISA. Los sindicatos hemos llevado a cabo una ruidosa concentración frente a la sede de la Diputación Foral de Araba, en el marco del calendario de movilizaciones previsto.

Comunicado de LAB, ELA, CCOO, ESK y UGT, con motivo de la jornada de movilización de hoy:

Segunda jornada de movilizaciones en el sector de la Intervención Social de Araba en defensa de un convenio digno ante la falta de responsabilidad de los gobiernos de PNV y PSE y de la patronal AISA

Los servicios que se gestionan son 100% públicos, en un sector que durante toda la pandemia, ha sido considerado como actividad esencial. Se trata de servicios absolutamente necesarios que no pueden dejar de prestarse. Las personas trabajadoras han demostrado, durante esta crisis, que son plenamente conscientes de su responsabilidad social, aportando toda la fuerza de su trabajo y mostrando su disponibilidad para hacer frente común a la situación.

El pasado 10 de diciembre de 2020 se constituyó la mesa negociadora del III Convenio de Intervención Social de Araba. Desde este momento se han realizado 9 reuniones de negociación en los que los avances han sido a cuentagotas. El mayor obstáculo planteado por la patronal del sector, AISA, para modificar su posición ha sido la negativa de las instituciones a garantizar la financiación de las mejoras planteadas en el convenio.

Los sindicatos presentes en la mesa negociadora, ELA, CCOO, LAB, ESK y UGT compartimos la frustración provocada por la actitud de una patronal que carece de iniciativa para mejorar las condiciones del sector tal y como se lo merece. Cruzarse de brazos esperando una llamada o una reunión que saben que no va a llegar no es la actitud que las trabajadoras del sector merecen de la patronal.

Seguimos reiterando que, en más de diez meses, AISA no ha presentado ninguna propuesta formal de acercamiento real a los planteamientos sindicales, el ejemplo más claro es que la patronal plantea una subida salarial de un total del 4% en 3 años, cuando el IPC interanual ya se sitúa en un 4% en septiembre de 2021. Una auténtica tomadura de pelo para un sector en condiciones muy precarias. Ni siquiera se plantea garantizar el poder adquisitivo a las personas trabajadoras del sector.

El planteamiento sindical, sitúa la actualización salarial en un 6,5%, con la garantía del IPC para el periodo de vigencia del Convenio 2021-2023 y una reducción de jornada de 8 horas anuales, además de mejoras en el complemento de IT, en licencias y permisos, derechos de conciliación de la vida familiar, social y laboral, la eliminación de algunas incompatibilidades entre pluses y el derecho al acceso al contrato de relevo. Estas reivindicaciones, absolutamente sensatas y viables han sido rechazadas por la patronal, por lo que la falta de avances ha provocado el bloqueo de la mesa negociadora.

Ante esta situación, hoy, 27 de octubre, nos volvemos a concentrar en la Plaza de la Provincia, solicitando a las Instituciones Públicas la financiación de las mejoras planteadas en el III Convenio de Intervención Social de Araba y a la patronal AISA que se comprometa a desbloquear la situación actual, preacordando las condiciones planteadas por la parte sindical cuanto antes. A día de hoy no existe movimiento alguno por su parte con lo que seguiremos con las movilizaciones.

Las Instituciones Públicas tienen la obligación de velar por la igualdad entre hombres y mujeres, garantizando, entre otras medidas, la mejora de las condiciones laborales en sectores tan feminizados como el de la Intervención Social. No vale con reconocimientos en privado ni públicos, como los realizados por el diputado de Políticas Sociales de Araba Emilio Sola en el último año, hace falta garantizar la financiación del III Convenio de Intervención Social de Araba en los presupuestos de 2022.

Con voluntad política, olvidando excusas tan falsas y viejas como la aplicación de la ley de la desindexación de la economía española en el sector, que solo plantea la Diputación de Araba entre todas las instituciones del conjunto del Estado. Ley que no es de aplicación, tal y como nos ha dicho alto y claro el socio de gobierno del PNV en la Diputación, el PSE en reunión mantenida con el grupo juntero el pasado 18 de octubre.

Es totalmente incomprensible la falta de compromiso político en una coyuntura en la que nos cansamos de oír al diputado general de Álava, Ramiro González, que presentará los presupuestos más altos de la historia de Araba.

Hoy, alto y claro, exigimos el reconocimiento de la labor de las profesionales del sector, reconocimiento que vendrá de un convenio digno, que volveremos a ganar en la calle, tal y como hicimos a finales de 2017, con movilizaciones que incluyeron 3 exitosas jornadas de huelga en el sector.