De lo escuchado hoy en el parlamento español LAB saca dos conclusiones. La primera, que del Congreso del Estado español no van a venir las soluciones a los problemas de los miles de pensionistas vascos y vascas que está saliendo a la calle con sus reivindicaciones, pues ninguna de las propuestas aborda sus soluciones. En segundo lugar, y en cuanto a las propuestas de Rajoy, decir que esas migajas, que ofrece a cambio además de que sean apoyados sus presupuestos, están muy lejos de las reivindicaciones de las y los pensionistas vascos.

Creemos que hoy, más que nunca, se necesita un sistema propio que pueda abordar de verdad y desde Euskal Herria las necesidades de los y las pensionistas. Esos y esas miles de pensionistas que salen a la calle todas las semanas y que están plantendo que hay que tener una pensión de 1.080 euros, como mínimo, para poder vivir sin ser pobres, además de un sistema propio en Euskal Herria que pueda garantizarlas ahora y en el futuro, que los y las actuales y a las y los futuros pensionistas no sean pobres.