Un día después de que en el Día Internacional de la Salud Laboral protestáramos sobre el peligro que supone la carretera N 121-A para nuestra salud y seguridad, un nuevo trabajador ha fallecido esta mañana en la misma carretera. Con el de ayer, llevamos 17 trabajadores fallecidos en lo que va de año en accidente laboral en 2016 en Euskal Herria, 5 de ellos en Nafarroa.

El siniestro ha ocurrido sobre las 03:10 horas en la carretera en el kilómetro 23 dirección Iruñea de la N-121-A (Iruñea-Behobia). La víctima mortal tenía 47 años y era vecino de Pedrola (Zaragoza). El vehículo se ha salido de la de vía por el margen derecho, sentido Pamplona, y ha volcado.

Antes de nada queremos trasmitir a familiares y allegados nuestro más sincero dolor por el accidente ocurrido hoy en Lantz, en el que un trabajador ha fallecido mientras estaba trabajando.

La N-121-A es una de las vías con mayor afluencia de tráfico diario en Nafarroa, superando a varias autovías. Diariamente soporta un tráfico de unos 10.000 vehículos, de los cuales un tercio son vehículos pesados. Estamos hablando de una carretera nacional que soporta un volumen de tráfico bestial y que, ni por asomo, está preparada para soportar el tráfico que soporta. Basta con decir que la mayoría del trafico pesado con rutas internacionales que transita por Nafarroa utiliza esta vía para salir a Europa.

Desgraciadamente, no es la primera vez que un trabajador fallece en esta carretera ya que en enero del 2014 dos hermanos fallecieron y el 4 de marzo de este año un transportista murió en esta vía. En lo que va de año son ya 6 los accidentes graves que han sucedido en la N 121-A y en 2 de ellas, un trabajador ha resultado muerto mientras estaba trabajando. Por desgracia, no son las únicas personas que en los últimos años han perdido la vida en esta carretera y a todas y todos nos vienen multitud de accidentes a la cabeza. Desgraciadamente, la lista es demasiado larga.

Estamos en una lotería macabra que hoy se ha cebado con este trabajador, pero que en cualquier momento puede tocar a cualquiera de los miles de usuarios y usuarias que tiene diariamente esta carretera nacional. Una carretera nacional, que ni por asomo está preparada para soportar el tráfico que tiene, pero que debido al mayor coste económico que tiene el circular por la autovía de Leitzaran, hace que el tráfico pesado circule por la N-121-A.

Los anteriores Gobiernos de Navarra, nunca han tenido como prioridad la adecuación de esta vía y lo único que han hecho ha sido la de poner parches por no querer entrar a la raíz del problema. Pero tal y como se denunció en la concentración realizada ayer en Bera, no es tiempo de parches sino de soluciones, las usuarias y usuarios de esta vía están hartos y hartas, ya que según denunciaron ayer, no se puede así.

Por todo esto desde el sindicato LAB pedimos al Gobierno de Navarra que se implique de una vez en solucionar este problema, para que no tengamos que escribir nunca más escritos como éste. Es hora de abrir un debate abierto y participativo, con la ciudadanía y con los agentes sociales y políticos implicados para buscar una solución a este problema que soportan todos los y las que circulan diariamente por la N-121-A.