A través de esta nota, el sindicato LAB quiere mostrar de manera contundente su absoluto rechazo a las medidas anunciadas por el Ministerio de Sanidad español, que suponen un nuevo impuesto a la sociedad.
Entre las medidas que el Ministerio quiere imponer se abordan las siguientes:

-El incremento de las aportaciones en farmacia de las personas asalariadas, pasando del 40% al 50%.

-Se obligará a las personas pensionistas a aportar un 10% en los gastos de farmacia, lo que supondrá entre 8 y 16 euros al mes.

-La revisión de la cartera de servicios, abriendo la puerta a la eliminación de algunas prestaciones y tratamientos que se están ofreciendo en la actualidad, repago en prestaciones técnicas, hostelería, servicios de urgencia, transportes sanitarios etc.
 

Estos nuevos recortes, que ya anuncian no serán los últimos, se añaden a las políticas que los Gobiernos de Madrid, Gasteiz e Iruñea están llevando a la práctica: disminución de los presupuestos sanitarios (4,5% en EAE y 7% en Nafarroa en los 3 últimos años), disminución de plantillas, externalizaciones, privatización de servicios,…).

Ante esta situación, el sindicato LAB manifiesta:

1).Una vez más queda patente que los intereses de la banca, de las grandes empresas y multinacionales, de las aseguradoras, del lobby farmacéutico,… están por encima de las necesidades de la clase trabajadora. El Gobierno del PP, y con él, el Capitalismo español, ha decidido sepultar los derechos sociales, y entre ellos el derecho a la salud.

2).Una vez más es el conjunto de la clase trabajadora (la asalariada, la desempleada y la pensionista) la condenada a compensar el fraude fiscal consentido a las rentas altas y de capital, en un contexto de bajada salarial brutal, de pensiones congeladas y de extensión de la precariedad y de la pobreza. Nos obligan a tener que pagar más, castigando económicamente a las personas más enfermas, a cambio de sufrir un mayor deterioro de la calidad en la atención sanitaria: aumento de listas de espera, disminución de las prestaciones, cierre de camas y quirófanos, masificación, eliminación de servicios de urgencia,…

3). El PP, con la colaboración de los Gobiernos de Gasteiz e Iruñea, de Rafael Bengoa y de Marta Vera, pretende con sus medidas uniformizadoras y centralistas, imponer en Euskal Herria su modelo privatizador, empresarial y elitista. Frente a ello, y en la necesidad de defender y construir un Sistema de Salud propio, público, universal, solidario, gratuito, con empleo estable y de calidad encontramos un nuevo motivo para llamar a la mayoría social de nuestro pueblo a la movilización ante las medidas y recortes injustos y a la reivindicación de soberanía para Euskal Herria para impulsar y mejorar los servicios públicos.

Euskal Herria, 19 de abril de 2012