Conscientes de la importancia de las próximas elecciones autonómicas y ante la gravedad de la situación, LAB como sindicato sociopolítico, apela a todas las fuerzas políticas y en particular a aquella que vayan gobernar en los próximos 4 años a dar marcha atrás al desmantelamiento progresivo y meditado de la sanidad pública.

La mala praxis del actual Gobierno Vasco y gobiernos anteriores han llevado a la Sanidad Pública a un deterioro evidente. El Departamento de Sanidad funciona bajo parámetros de gestión empresarial, provocando como resultado la percepción social de insostenibilidad del sistema público, usándolo como excusa para recortar en personal y servicios y abrirse así al libre mercado. Aspectos tan importantes como la transparencia y la participación se convierten así en una quimera y por supuesto, el diálogo y la negociación con la parte social son otra ilusión.

La salud es un derecho fundamental y un instrumento fundamental para el reparto de la riqueza y en ese reparto debemos caber todas las personas que vivimos en EuskalHerria, sea cual sea nuestra procedencia, arraigo o situación de salud. Nuestra sociedad necesita un sistema de salud cercano y participativo, transparente, de calidad, eficiente, gratuito y universal. Por ello, y desde nuestro trabajo en el sector sanitario, exigimosa los partidos políticos y especialmente a aquellos que próximamente tengan responsabilidades de gobierno el cumplimiento de unos mínimos que consideramos imprescindibles.

. Debe aumentarse la partida presupuestaria equiparándose a la de los países europeos de nuestro entorno con un PIB equiparable al de EuskalHerria, porque necesitamos una financiación suficiente para garantizar una asistencia sanitariade calidad.

. Promocionar una gestión sanitaria alejada del actual concepto mercantilista de salud, garantizando los derechos individuales y colectivos. Desaparición de los actuales contratos-programa, porque abre la puerta a la privatización de los servicios públicos.

. Readecuar el actual mapa sanitario en todos los territorios según las previsiones de crecimiento demográfico y de las necesidades socio-sanitarias. Así mismo, deben preverse los perfiles profesionales necesarios en el sistema sanitario a corto y medio plazo, garantizando la atención en toda su integridad.

. Democratización del sistema sanitario e impulsar la participación de la ciudadanía y de las personas trabajadoras del sector son elementos fundamentales para un buen desarrollo y gestión del sistema sanitario. Se debe colocar a la sociedad y a los profesionales en el centro del sistema siendo un objetivo prioritario la motivación y la implicación de los profesionales. Al hilo de esto, se deben eliminar los puestos de libre designación y someter todos los contratos a criterios objetivos del perfil requerido y al control público, con la posibilidad de ser rescindidos en cualquier momento.

. Redimensionar la Atención Primaria en todos sus aspectos, al ser esta la base del sistema sanitario y el garante de la promoción de la salud y la prevención de enfermedades de la población.

. Garantizar un sistema sanitario euskaldun que respete todos los derechos lingüísticos de las personas usuarias de Osakidetzaen todos los niveles asistenciales.

. Garantizar la formación continuada (reciclaje profesional) para todos los trabajadores del sector, así como fomentar la investigación multidisciplinar.

. A nivel sindical abrir espacios para la negociación colectiva con las personas representantes de las trabajadoras y trabajadores, actualmente cerrados en la Mesa Sectorial.

. Revertirse el empeoramiento de la calidad asistencial, poniendo fin a los recortes continuos de las condiciones de trabajo, a las abusivas cargas y a la disminución de los recursos, con las siguientes medidas organizativas:
 

 
– El mantenimiento de las 35 h. semanales, lo cual permitiría un mejor reparto del trabajo y un aumento del número de contrataciones.
– Realizar un estudio de las cargas de trabajo, adecuando así las plantillas a las necesidades y garantizando el mantenimiento de estas también durante los periodos vacacionales.
– Incentivar la pre-jubilación y el contrato relevo de todo el personal.
– Eliminar las horas extras que pervierten el sistema mediante peonadas, autoconcertación, e invertir esos fondos en nueva contratación.
– Eliminar el actual sistema de guardias y aplicar, como norma general, a todas las categorías el trabajo a 3 turnos.
– Eliminar la posibilidad de trabajar a la vez en la sanidad pública y en la privada.
– No privatizar y revertir gradualmente a lo público todo lo privatizado.
– Eliminar los incentivos al personal directivo.
– Replantear el actual sistema de OPE y habilitar mecanismos más ágiles para el acceso al sistema sanitario.
– Replanteamiento de la carrera profesional al tratarse de un complemento dependiente de la valoración subjetiva de las jefaturas y basado únicamente en incentivos salariales.
– Mantener todos los hospitales existentes para pacientes agudos, entre ellos el Hospital Santiago de Gasteiz y redimensionar las camas hospitalarias según la actividad y las necesidades demográficas.
– Reducción real de las listas de espera, mediante el aumento de la contratación y la reorganización de servicios.
– Promocionar un hospital comarcal público en Tolosaldea.
– Dotar de nuevas especialidades al hospital de Leza y convertirlo en centro de referencia de Rioja Alavesa.
– Culminar el nuevo hospital comarcal de Urduliz (margen derecha)
– Poner en funcionamiento del hospital de Gernika como hospital comarcal
– Reorganizar y actualizar las Redes de Salud Mental de la CAV.
– Racionalización del gasto farmacéutico,eliminando el poder de influencia en la Investigación y práctica clínica de las multinacionales farmacéuticas.
Durante años, venimos denunciando los recortes que han ido produciéndose tanto por parte del PNV, como ahora del PSE. En definitiva, exigimos al próximo gobierno la no aplicación de las medidas impuestas por el Estado español, al considerar que somos nosotros y nosotras los que tenemos que decidir qué futuro queremos para nuestra sanidad.
 
Euskal Herria, 17 de octubre de 2012