En ZF Lemforder TVA de Ermua se ha celebrado una asamblea para decidir la firma del Preacuerdo suscrito entre UGT y empresa, acordado a espaldas del resto del comité, y los trabajadores y trabajadoras han dicho que no a dicho preacuerdo.

Un preacuerdo que LAB ha rechazado rotundamente porque se recortan derechos en situaciones de Incapacidad Temporal, desaparece la obligación de realizar contratos indefinidos con los contratos de relevo, otorga más competencias a las mutuas, recoge cláusulas anti-reforma descafeinadas, da más libertad de aplicar EREs de rescisión y que recoge penalizaciones salariales a las personas enfermas y que se acojan a los permisos retribuidos de conciliación familiar.

Consideramos que la plantilla ha dado una lección de dignidad a UGT y a la empresa y desde LAB asumimos el compromiso de seguir reivindicando un convenio que mejore las condiciones de todos y todas haciendo frente a la reforma laboral y a la precariedad. También denunciamos la actitud de UGT que, lejos de defender y pelear por los derechos de la plantilla, se ha dedicado a alinearse con la dirección y con la política del miedo y la manipulación intentando empeorar las condiciones de todos y todas.