La marcha en bicicleta emprendida por el movimiento de pensionistas el pasado 13 de junio sigue su curso, y, en esta ocasión, ha llegado a Baiona. Llegará a su fin el sábado en Donostia, pero antes está recorriendo toda Euskal Herria. Así, este jueves por la tarde ha irrumpido en la capital labortana, donde varios representantes del sindicato la hemos recibido frente al ayuntamiento. Eñaut Aramendi, portavoz de LAB, ha tomado la palabra en el espacio habilitado junto al edificio consistorial.

Nos hemos adherido así a las tres reivindicaciones de la marcha: la defensa de los servicios públicos, el reparto de los trabajos de cuidados y una pensión mínima de 1.080 euros en Hego Euskal Herria. Asimismo, Eñaut Aramendi ha denunciado las políticas públicas del Gobierno francés.

Numerosas movilizaciones

A lo largo de los años, los y las pensionistas han puesto de manifiesto la fuerza y el compromiso que tiene el movimiento. Son miles cada lunes llenando las plazas de los pueblos y ha promovido un sinfín de movilizaciones propias así como realizado su aportación en otros muchas peleas.

Ya lo hemos dicho muchas veces. La lucha por unas pensiones dignas es la lucha de todos y todas las trabajadoras. Las reformas que se están llevando a cabo desde París y Madrid están provocando el desmantelamiento del sistema público y los Gobiernos de Gasteiz y de Iruñea han demostrado que no tienen voluntad política para ofrecer una solución a las reivindicaciones permanentemente presentes en la calle.