El Lehendakari Urkullu, acompañado por la consejera Murga y el director general de Osakidetza, Juan Diego, ha visitado esta mañana el Hospital de Cruces para conocer las instalaciones rehabilitadas para la atención COVID. Durante la visita, decenas de trabajadores y trabajadoras y representantes sindicales hemos llevado a cabo una protesta para denunciar la situación en la que nos encontramos los y las trabajadoras de la sanidad y poner de manifiesto la pésima y propagandística gestión llevada a cabo desde el ámbito gubernamental y sanitario.

Según las representantes de LAB, se podían haber evitado en gran medida las situaciones insufribles que hemos padecido el personal del ámbito sanitario y que han puesto en riesgo nuestra salud y nuestra propia vida, pero el PNV ha colocado los intereses económicos y los cálculos electorales por encima de la salud de los trabajadores y trabajadoras de Osakidetza y de toda la sociedad vasca. Por ello, desde LAB hemos pedido la dimisión de la Consejera Murga.

Aunque han intentado impedir que hiciéramos llegar nuestras quejas a la comitiva, las delegadas de LAB han conseguido interpelar directamente al lehendakari, para hacerle llegar nuestro enfado y dejarles claro que la responsabilidad por nuestra falta de seguridad es suya.

También en este sentido queremos denunciar este nuevo intento de limitar la libertad de expresión y nuestros derechos. Urkullu, Murga y Juan Diego han tratado de defender la imagen bucólica que quieren dar, con trabajadores y trabajadoras sonrientes y agradecidas por la visita, ocultando una vez más la indignación de la plantilla de Osakidetza. Pero esta vez les ha salido mal la jugada y han tenido que escuchar nuestro enfado.