A convocatoria de la mayoría sindical vasca, nos hemos movilizado en Gasteiz para denunciar la última muerte laboral. Lo hemos hecho frente a la sede de la patronal SEA. Concretamente, el miércoles, un trabajador de Maderas Melchor Gómez murió mientras trabajaba en las montañas del término de Pipaón.

En lo que va de año, al menos cuatro personas han muerto como consecuencia de un accidente laboral. En la concentración, hemos denunciado que la precariedad sigue matando y hemos pedido a la patronal que asuma su responsabilidad, al tiempo que hemos exigido a las instituciones que dejen de mirar hacia otro lado.