Desde LAB, queremos mostrar nuestra solidaridad y mandar un fuerte abrazo a los familiares y amigos y amigas de Andrés Bódalo, y a todas y todos los compañeros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Denunciamos la situación que está padeciendo Bódalo, al que han denegado el tercer grado.

Andrés Bódalo está en prisión desde marzo del 2016; su único delito, al igual que el de muchas y muchos otros, soñar con la libertad y justicia para su pueblo y con un mundo justo sin explotados y explotadas ni explotadores y explotadoras.

Desde entonces, está preso en la cárcel de Jaén, cumpliendo una injusta condena de tres años de cárcel que le fue impuesta y que el sistema represivo quiere que cumpla hasta el ultimo día.

La detención y el posterior encarcelamiento de Andrés Bódalo se debe analizar desde la óptica de una escalada represiva impuesta por el Gobierno del Estado Español y cumplido a rajatabla por los diferentes gobiernos autonómicos, y que tiene como objetivo neutralizar mediante el miedo a los movimientos que luchan en contra de esta situación injusta.

No nos queda otra que salir a la calle. La calle, espacio natural de los movimientos populares de la cual nos quieren echar, es la que debemos activar todas y todos los que deseamos la libertad de Bódalo y todas y todos los que luchamos por la libertad de la clase trabajadora.

Es ahí donde tenemos que librar esta lucha y donde la tenemos que ganar, tal y como se ha visto hasta ahora. Es desde la calle desde donde podremos sacar a Andrés, para que se acabe con esta injusticia y de nuevo vuelva estar donde siempre debió de estar; con los suyos, a pie de tajo y luchando contra las injusticias.

Por todo lo expuesto, desde Euskal Herria, el sindicato LAB quiere animar al pueblo andaluz a que llene las calles exigiendo la inmediata libertad para Andrés Bódalo, con motivo de las movilizaciones previstas en Jaén para el 19 de febrero. Será la única manera de acabar con esta situación injusta.