Este mediodía se ha conocido el dictamen sobre el encarcelamiento de Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y Oriol Junqueras elaborado por el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la ONU. Es contundente: considera su prisión «arbitraria» y contraria a la Declaración de Derechos Humanos, y pide que sean puestos en libertad «inmediatamente».

Aunque su decisión no es automáticamente vinculante, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ha elaborado 245 informes de este tipo. Según este dictamen la privación de libertad de los señores Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y Oriol Junqueras es arbitraria, por cuanto contraviene la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Este ente dependiente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU recuerda en su informe que «la libertad de opinión y de expresión comprende la posibilidad de manifestar la forma en que los pueblos pueden determinar libremente su sistema político».

Sobre la concentración del 20 de setiembre ante la conselleria de Economía, la ONU da por constatado la no atribución de estos actos a Cuixart, Sànchez y Junqueras. Asimismo, acerca de la violencia requerida para sostener la imputación de rebelión, el dictamen dice que los acusados no han estado involucrados en actos de violencia.

Por todo ello, los expertos de la ONU consideran que no existieron bases para la detención preventiva y el juicio. El informe asegura que las injerencias públicas que condenan abiertamente a los acusados, antes de la sentencia, vulneran la presunción de inocencia, constituyen una injerencia indebida que afecta a la independencia judicial y pide la libertad de las y los presos políticos catalanes y concederles el derecho efectivo a obtener una indemnización y otros tipos de reparación, de conformidad con el derecho internacional.

Por todo ello, desde la Plataforma de Sindicatos de Naciones Sin Estado volvemos a reiterar, por un lado, el fin de este juicio farsa contra el independentismo y el derecho a decidir en Catalunya y en otras partes del Estado Español, y exigimos la inmediata liberación de las y los presos políticos catalanes así como el derecho a regresar del exilio a las y los exiliados catalanes. Reiteramos nuestra defensa del derecho de autodeterminación de los pueblos y reivindicamos nuestra apuesta por procesos constituyentes en las naciones sin Estado como garantía democratizadora frente al centralismo y la falta de libertades del Estado español.