cuando hablamos de nuevo estatus político, el principal nudo a desatar es el correspondiente al derecho a decidir. Está en juego mantener relaciones dependientes con el Estado o ser un pueblo soberano.

Estos últimos días, estamos conociendo las propuestas de los distintos partidos políticos para la ponencia de autogobierno. En este contexto, LAB quiere comunicar lo siguiente:

Consideramos imprescindible que este debate se desarrolle más allá del parlamento, al ser un tema que afecta directamente al día a día de las y los ciudadanos, de las y los trabajadores. Se debe garantizar la participación de los agentes sindicales y sociales a la hora de realizar este ejercicio de renovación del autogobierno. La decisión sobre el nuevo marco ha de estar en manos de las y los ciudadanos de la CAV.

En cuanto a la situación económica y social, la precariedad se ha extendido a todos los ámbitos de la vida, incrementando aún más las desigualdades sociales. Para LAB es una prioridad dar pasos en favor de un nuevo modelo económico y social que garantice una vida digna a la ciudadanía. El cambio social es más que necesario para las y los trabajadores y, en este sentido, entendemos que no hay cambio social sin derecho a decidir.

En opinión de LAB, cuando hablamos de nuevo estatus político, el principal nudo a desatar es el correspondiente al derecho a decidir. Está en juego mantener relaciones dependientes con el Estado o ser un pueblo soberano. El debate sobre el derecho a decidir no puede difuminarse bajo los límites de la legalidad. Solo existe un límite, que no es otro que la voluntad mayoritaria de la ciudadanía vasca, en este caso, de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa.

PSE y PP se han posicionado de forma nítida en contra del derecho a decidir, por lo que consideramos incompatible la defensa del derecho a decidir y, al mismo tiempo, el mantenimiento de acuerdos con esos dos partidos. El PNV no defiende de forma clara el derecho a decidir. En opinión de LAB, no lo hace por falta de valentía política para hacer frente al Estado, sino porque comparte y hace suyas las políticas económicas y sociales que provienen del Estado.

Para el proyecto de clase de la patronal es más beneficioso seguir dentro del marco estatal. En este sentido, LAB defiende el derecho a decidir para superar las políticas neoliberales y atender a las demandas de las y los trabajadores.

La base del nuevo estatus político no debe ser otra que garantizar una vida digna a todas y todos los ciudadanos. El nuevo estatuto político ha de garantizar a la ciudadanía de la CAV plena capacidad de decisión en materia de relaciones laborales y protección social, ejes para construir cualquier modelo social.

No se puede hablar de autogobierno o los niveles de autogobierno son insuficientes mientras todo lo relacionado con el empleo y la protección social se decida fuera de las instituciones vascas.

. El nuevo marco ha de garantizar un espacio socioeconómico propio, un Marco Vasco de Relaciones Laborales y Protección Social, por ser la base de cualquier autogobierno.

. Las instituciones vascas han de garantizar el reconocimiento y el respeto del derecho a decidir en el ámbito laboral, sin ningún tipo de injerencia. En caso contrario, se repetirá lo sucedido con la semana de las 35 horas. Madrid no puede desactivar los acuerdos alcanzados entre los agentes vascos.

Un estatuto que no recoja el derecho a decidir ni el Marco Vasco de Relaciones Laborales y Protección Social, así como la oportunidad de desarrollar un espacio socioeconómico propio, resultaría todo un fraude, un nuevo fraude, para las y los trabajadores. Para que esto no ocurra, LAB seguirá apostando por las alianzas entre los agentes que apoyamos un proceso soberanista que nos conduzca al cambio social.