Por orden del Departamento de Educación se han suspendido las clases desde las escuelas infantiles hasta la UPV en Vitoria-Gasteiz y, así como del instituto de Laguardia hasta el próximo 23 de marzo. Los centros no han cerrado, por lo que trabajadoras y trabajadores tienen que acudir a sus puestos. Esto es lo que nos han comunicado en una reunión a la que se han convocado a las direcciones de los centros y sindicatos (y que, dicho sea de paso, se ha hecho sólo en castellano).

Ante esta situación, desde LAB Irakaskuntza queremos denunciar:

• Simultáneamente al envío del alumnado a casa no se anuncia ninguna medida para que padres y madres puedan conciliar trabajo y cuidado de las y los menores.
• El Departamento de Educación no propone medidas excepcionales para las trabajadoras embarazadas o en situación vulnerable.
• Obliga a toda la plantilla a ir a trabajar. A falta de alumnado, ¿no podría el profesorado y personal de apoyo educativo hacer el mismo trabajo desde casa?
• En el caso de personal de cocina y limpieza, ¿qué tareas deben realizar?
• A la reunión no se ha convocado a las personas responsabled de coordinación de las Haurreskolas. Pedimos al Consorcio de Haurreskolas que adapte estas medidas a nuestra realidad.
• Queremos conocer qué medidas se van a adoptar con el personal que presta servicios subcontratados.

Desde el sindicato LAB seguiremos con detenimiento el tema. Mostramos nuestra preocupación por el personal de los comedores, alumnado de bachillerato a las puertas de las pruebas de selectividad o porque algunas empresa de Vitoria ya han comenzado a hacer negocio bajo el pretexto del cuidado de las y los menores da la casa.