LAB ha trasladado una propuesta a todos los sindicatos de Euskal Herria para defender este derecho de todas y todos los trabajadores. Es posible defender nuestros convenios si actuamos con responsabilidad

Las últimas reformas laborales han traido graves consecuencias a las trabajadoras y trabajadores de Euskal Herria. Dos son las más importantes:

a) Destrucción de empleo: el despido es prácticamente gratis y la patronal tiene enormes facilidades para despedir colectivamente (no necesita autorización del gobierno de Iruñea ni del de Gasteiz, puede recurrir a más causas para despedir…).
b) Eliminación de derechos laborales: han anulado la negociación colectiva.
 

¿Por qué decimos que han anulado la negociación colectiva?

 
1. Han puesto la negociación colectiva estatal por encima de la sectorial provincial: así pretenden acabar con los convenios sectoriales provinciales, que hemos conseguido a través de la lucha durante años, y que nos han permitido tener condiciones de trabajo mejores que las del Estado.
2. Han dado a la negociación en la empresa valor absoluto. Esto quiere decir que en la empresa se puede negociar condiciones por debajo de lo establecido en el convenio provincial.
3. Han otorgado a la patronal la posibilidad de no aplicar lo pactado en un convenio. Hasta ahora necesitaban acuerdo, ahora pretenden hacerlo por la brava.
4. Han puesto fecha de caducidad a los convenios. Hasta ahora los convenios se aplicaban hasta que se firmase otro. A partir de ahora, solo durante dos años.
 
El gobierno del Estado ha decidido que la negociación colectiva, ese sitio donde patronal y trabajadores acordamos nuestras condiciones de trabajo, tiene que ser sustituida por la decisión unilateral del empresario. En un país como Euskal Herria, sin competencias en materia de empleo, la negociación colectiva ha servido para minimizar los efectos de las diferentes reformas y garantizar así mejores salarios y condiciones laborales que en el Estado. Por tanto, es un derecho que tenemos que mantener en nuestras manos.

Si no ponemos freno a estas cuatro medidas que se nos han impuesto, la firma de un convenio NO SIRVE PARA NADA:
 
– Porque la empresa, sin ningún tipo de acuerdo con las trabajadoras y trabajadores podrá no aplicar lo acordado en el convenio.
– Porque la empresa, pasados dos años nos podrá aplicar otro convenio: el convenio provincial si tenemos empresa, el estatal si tenemos provincial, o el estatuto si tenemos convenio estatal.
– Porque un convenio estatal puede imponer que cualquier materia (salarios, jornada, …) solo se pueda negociar en Madrid (lo que el convenio provincial establece en dicha materia ya no valdría)
– Porque el convenio de empresa puede marcar condiciones por debajo de lo que establezca el provincial.

Por tanto, en LAB entendemos que en primer lugar debemos neutralizar estas imposiciones con un objetivo claro: tener derecho a una negociación colectiva efectiva. La huelga contra la reforma ha sido un rotundo exito, demostrando que estamos en desacuerdo con las medidas que se nos imponen y que estamos dispuestos a luchar en defensa de nuestros derechos. Es momento de continuar el camino iniciado en la huelga, y trasladar esa lucha a todos los marcos de negociación. La situación es nueva y muy grave. No podemos participar en las mesas de negociación como si estuviéramos en una negociación al uso.

Sí se puede evitar. Y es responsabilidad de todos los sindicatos de Euskal Herria
LAB entiende que es necesario un acuerdo de mínimos entre los sindicatos para defender el derecho a la negociación colectiva y crear un modelo propio. La alternativa está en Euskal Herria, superando las reformas y acuerdos de Madrid, defendiendo el modelo de negociación colectiva que ha hecho posible que aquí tengamos unos mejores derechos y salarios.

LAB ha tomado la iniciativa y ya ha propuesto al resto de sindicatos un acuerdo que consiste en:
– Crear acuerdos marcos sectoriales, como una de las formas jurídicas posibles para blindar nuestro ámbito de negociación. Acuerdos para que los convenios provinciales se mantengan por encima de los estatales, y para que los convenios provinciales tengan carácter de mínimos (no se pueda negociar condiciones por debajo en las empresas) :
– Compromiso entre los sindicatos de no acordar nada en el ámbito de la empresa por debajo de lo estipulado en el provincial.
– Compromiso de incluir en los convenios (empresa y provincial) que se necesite acuerdo entre empresa y trabajadores y trabajadoras para no aplicar alguna de las condiciones del convenio.
– Compromiso de incluir en los convenios (empresa y provincial) que se continuará aplicando hasta que se firme otro.

Este acuerdo supondría parar los efectos más nocivos de la reforma. Estos puntos deben ser nuestra prioridad en las negociaciones; de lo contrario, como hemos visto, el resto de contenidos que se negocien, el empresario podrá cumplirlos o no, según le parezca. Por tanto, es responsabilidad y es obligación de todos los sindicatos de Euskal Herria defender, por medio de este tipo de propuestas, el marco propio de negociación colectiva.

El aumento del desempleo y la precariedad laboral y social hacen evidente la necesidad de construir un nuevo modelo de relaciones laborales que sirva para garantizar derechos, y ni para garantizar privilegios a la patronal. Pero para ello, es necesario que Euskal Herria tenga plenas competencias legislativas en materia sociolaboral. Junto con esto, la negociación colectiva sigue siendo un instrumento imprescindible.

La patronal de Euskal Herria quiere aprovecharse de la reforma que le han regalado desde Madrid y no se muestra favorable ni a blindar el marco vasco de negociación colectiva ni a neutralizar los efectos de la reforma que hacen que no haya negociación sino unilateralidad patronal. Les han regalado esa oportunidad, pero está en nuestra mano, por medio de la movilización y la presión social, que no la utilicen, forzarles a que respeten lo que en Euskal Herria negociemos.

Es momento de hechar el resto y continuar con el camino iniciado en la huelga general del 29 de marzo, en la que los trabajadores y trabajadoras de Euskal Herria dejamos claro que estamos dispuestos a defender nuestro derecho al trabajo y a defender nuestras condiciones de trabajo.

lotu borrokari!