El plazo para la negociación del Expediente de Regulación de Empleo para despedir a los 326 trabajadores de Fagor Electrodomésticos finaliza el día 14 de junio, sábado. En esa negociación LAB ha puesto encima de la mesa la garantía del proyecto industrial, el empleo a crear y las condiciones de trabajo en las nuevos proyectos.

En ese sentido, valoramos positivamente la estimación parcial de la alegación presentada por LAB, en la que se premiará a aquel adquirente que incluya un compromiso respecto al mantenimiento del empleo.

Creemos que la opción para llegar a un acuerdo está encima de la mesa, pero la pelota está en el tejado de MCC. MCC tiene responsabilidad en al situación de Fagor, y esa responsabilidad la tiene que asumir. La marca Fagor, propiedad de otra empresa de MCC, necesaria para cualquiera que presente una oferta, dbe ser utilizada para la defensa del empleo de todos los trabajadores y rabajadoras, sean socios o no.

Un acuerdo daría tranquilidad y estabilidad a los proyectos que puedan emerger. En ese sentido, creemos que no se puede dejar pasar por la riqueza que genearn en sus respectivas comarcas la posibilidad de que además de los proyectos que puedan surgir en Fagor, se puedan materializar los proyectos que existen para las plantas de Edesa en Basauri y Grumal en Azpeitia.

Valoramos positivamente que Arantza Tapia Consejera de Desarrollo y Competitividad se haya reunido con los posibles compradores, se debe evitar cualquier intento de deslocalización y se deben asentar en Euskal Herria los proyectos industriales. Pero no entendemos, que Arantza Tapia hable en público de los empleos a mantener y ni siquiera se haya reunido con los y las trabajadoras.

Creemos qu la lectura que hicimos como LAB es la correcta, MCC tiene la ocasión de demostrar que no es una multinacional más. Es momento de mirar adelante, aprender de los errores y de que el cooperativismo vuelva a los valores originales de solidaridad y participación.