Agentes implicados en el ámbito del Comercio han comparecido hoy, LAB, entre ellos, para denunciar que las medidas impuestas desde Madrid, tales como la ampliación de horarios y de apertura en festivos, empeorarán notablemente las condiciones de las y los trabajadores del sector.

Este es el comunicado difundido hoy en la rueda de prensa convocada en Bilbo:

El auto del Tribunal Constitucional emitido en diciembre pasado, obliga a que en la regulación de la CAV se cumpla el decreto del 2012 impuesto desde Madrid.

El decreto sobre todo nos perjudica gravemente en tres medidas:
1) La posibilidad de que los comercios establezcan rebajas y descuentos cualquier día del año.
2) Ampliación del horario comercial de 72 a 90 horas.
3) Ampliación de 8 a 10 días festivos en los que podrían abrir los comercios de más de 150 metros cuadrados.

Ante dicho ataque nos hemos reunido hoy todos los agentes implicados en el sector del Comercio en la Comunidad Autonoma Vasca, sindicatos, asociaciones de comerciantes y asociaciones de consumidores representados por: Euskaldendak, asociaciones de consumidores EKA y EKE y los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT.

Manifestamos lo siguiente:

1. Que queda visible que el estatuto de autonomía está limitado y supeditado a las decisiones centralistas impuestas desde Madrid.

2. Que la liberalización de los periodos de rebajas solo beneficia a las cadenas y comercio de grandes superficies, perjudicando gravemente al pequeño y mediano comercio por no poder competir con las políticas de precios y ofertas permanentes de las grandes.

3. La ampliación del horario comercial y del número de festivos anuales en los que se da opción a abrir es triplemente perjudicial para:
-Pequeños y medianos comerciantes: El tener que abrir más horas y más días para competir con los grandes les supone más esfuerzo y no más rentabilidad.
-Trabajadores y trabajadoras: La flexibilización del horario comercial acarrearía que las condiciones laborales se vean aún más precarizadas y la conciliación se haría imposible. En la práctica, las grandes cadenas, lejos de recurrir a nueva contratación, aumentan la carga de trabajo de las actuales trabajadoras, obligándolas a trabajar más en la misma jornada o a recurrir a las horas extra. Por lo tanto, con estas medidas es más el empleo que se destruye que el que se crea.
– Consumidores y consumidoras: el horario que se viene realizando en la CAV es lo suficientemente amplio para dar cabida a las necesidades de los y las consumidoras. La bajada del pequeño y mediano comercio en favor de las grandes cadenas nos llevaría a la homogeneización de productos, reduciendo así la diversidad de la oferta y disminuyendo las opciones de elección de consumidores y consumidoras.

Nos quieren llevar hacía un modelo de consumismo y precarización que solo responde a las exigencias de una minoría que son los dueños de las grandes cadenas comerciales, por lo que exigimos a toda la sociedad y en especial a los y las comerciantes que actúen con responsabilidad y sigan apostando por el modelo que tenemos hasta ahora. Las medidas que nos quieren imponer no harán ningún favor a nuestro sector comercial.

Por último, exigimos a las instituciones que apuesten firmemente por un modelo de comercio que cierre los domingos y festivos y que no haga el doble juego de recurrir competencias mientras por otro lado, aplica gustosamente los criterios establecidos desde Madrid, como sucede en el caso de las Zonas de Gran Afluencia Turística establecidas por el PNV en Ayuntamientos como Bilbo o Donostia.