Hacemos un llamamiento a la movilización y a salir a la calle ante esta nueva agresión, tomando parte en la concentración ruidosa que se llevará a cabo hoy en la Plaza del Ayuntamiento de Iruñea, a partir de las 19:30.

La Audiencia Nacional ha ratificado hoy condenas de hasta 13 años para los jóvenes de Altsasu. Aunque no les vincule con delitos de terrorismo, nos parece denunciable lo desproporcionado de las condenas. Desde el sindicato LAB queremos mostrar todo nuestro apoyo y solidaridad a los jóvenes de Altsasu, sus personas allegadas y el pueblo de Altsasu. Desde que fueron detenidos en 2016 vinculados a una pelea de bar, los jóvenes han sido víctimas de un montaje policial y judicial. Nuestro apoyo también para sus familiares y al pueblo de Altsasu. Porque la respuesta dada a este enorm emontaje mediático, judicial y político ha sido digna de aplauso.

Se trata de un disparate jurídico. Pero no se trata de la justicia ciega. La justicia es flexible y benévola como los ricos, con los poderosos y castigadora y cruel con la juventud y trabajadoras y trabajadores.

No ha sido un juicio ni justo, ni proporcionado. Presunción de inocencia, derecho a la defensa y el derecho a un juez natural, todas han sido vulneradas. Han sido sentencias que seguían un guión preescrito.

Solo en un estado antidemocrático puede ocurrir la injustica que están viviendo los jóvenes de Altsasu. No queremos vivir un un estado antidemocrático. No queremos sufrir injusticias así, es necesario que aquí, en Euskal Herria, hagamos una apuesta clara para construir una justicia y una democracia de verdad.

Hace tiempo que la sociedad navarra absolvió a los jóvenes. Y nosotras también queremos verlos en las calles de Altsasu, libre. Porque es justo y de justicia e indispensable, para establecer una democracia de verdad en Euskal Herria.