Los y las trabajadoras del kiosko y la cafetería de Termibus de Bilbao, a día de hoy, no han sido debidamente informadas de qué va a ser de sus empleos una vez inaugurada la nueva estación. En cambio, han sabido mediante rumores que las empresas que se han hecho cargo de esos servicios no piensan subrogarlas, ni en el caso de la mayoría contratarlas, para realizar contrataciones más baratas y precarias.

Esta semana se ha inaugurado Termibus, y hemos estado ahí para defender el empleo y los derechos adquiridos después de años de trabajo. Nos movilizamos el día de la inauguración y hoy lo hemos vuelto a hacer.