Es un escándalo que mientras la pobreza se extiende por toda Euskal Herria y hay decenas de miles de personas sin empleo, la mayoría de ellas (67,8%) no perciban ninguna prestación o cuando la perciban, sea tan precaria que no les permite llegar a fin de mes. En este sentido, la Diputación Foral de Gipuzkoa, de la mano de PNV y PSE, pretende restringir las Ayudas de Garantías de Ingresos (AGI) a las personas que más lo necesitan.

Esta medida va a tener consecuencias en muchas familias. Si se confirman las pretensiones de PNV y PSE, a partir de mediados de este mismo año van a ver cómo se suprimen las Ayudas mientras, eso sí, comprueban como esos mismos políticos no dudan en ayudar a los ricos a pagar menos impuestos, por ejemplo, suprimiendo el impuesto de grandes fortunas que existía en Gipuzkoa.

Los datos del año pasado son elocuentes, más de 1400 familias han recibido en 2015 la Ayuda de Garantía de Ingresos. No olvidemos que ésta se crea en 2012 a fin de contrarrestar los recortes que se aplicaron en la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) en manos del Gobierno Vasco.

Recordar cómo el 19% de las personas de la CAPV que perciben el RGI son personas asalariadas, lo que demuestra que muchos empresarios utilizan la crisis para bajar salarios. En Gipuzkoa 3.010 personas perciben la RGI para completar su salario, dato que aumenta mes tras mes.

Por todo ello desde LAB exigimos se mantengan las AGI a las personas que las necesitan, que se piense en las personas, se trabaje para ayudarles a todas ellas y se dejen sin efectos los recortes en ayudas sociales.

Argumentos como el utilizado como el del efecto llamada no son más que excusas que esconden discursos xenófobos que no podemos admitir pero que desgraciadamente están calando, tanto en algunos políticos vascos como en europeos. Vemos cómo son cada vez más utilizados para aplicar recortes, expulsar refugiados y refugiadas etc.

Hoy más que nunca las instituciones públicas deben estar a la altura de las necesidades sociales, de las personas más necesitadas, para que puedan comer y vivir dignamente, sean de donde sean.