Desde el sindicato LAB queremos denunciar una vez más la operacion policial que se ha realizado esta semana por parte de la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra en Barcelona. Denunciamos la persecución sistematica que sufren estos trabajadores migrantes, y queremos dejar bien claro, que pertenecen a nuestra misma clase trabajadora.

También queremos transmitir nuestro apoyo y solidaridad al Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona. Esta semana, una vez más en nombre de la seguridad, han sido detenidos, multados, y se les ha decomisado el material que estaban vendiendo.

Detrás de estas detenciones están los intereses económicos vinculados al turismo, con un gran componente de racismo y odio a la migración pobre. Las Administraciones ponen al servicio de estos intereses a sus cuerpos policiales, que actúan utilizando una violencia desproporcionada.

Hablamos de actuaciones orquestadas de arriba a abajo para criminalizar a estos trabajadores queriendo hacer creer a la ciudadanía que se trata de ladrones o delincuentes por medio de los medios de comunicación, y acto seguido, organizando operaciones policiales de este tipo.

Venden en la calle porque no tienen acceso a un empleo digno que debería estar garantizado por la administración pública para todas las personas que viven en un territorio. Afortunadamente, estos trabajadores, están organizados, y tienen un gran apoyo por parte de la población de Barcelona, como también la tienen por nuestra parte. Organizadas, han conseguido tener voz, y por nuestra parte, aplaudimos y apoyamos su labor en defensa de sus derechos.