Diferentes agentes hemos comparecido en Basauri para denunciar la represión policial el día de la Huelga General del 30 de enero y, en especial, para hacer pública la persecución a la que fueron sometidos dos activistas sociales de Basauri.

Este es el comunicado hecho público:

Queremos de denunciar la actuación coercitiva y la violencia que utilizó la policía el pasado 30 de enero, coartando derechos fundamentales como la libertad de huelga, manifestación, libertad de expresión, etc.

Y nos queremos referir concretamente al abuso policial protagonizado por la Ertzaintza el pasado día 30 en Basauri, día en que dos agentes uniformados agredieron físicamente a una persona sin ningún tipo de excusa, y fuera de cualquier espacio en que se diera un conflicto; y, por otro lado, día en el que injustificadamente 4 agentes de paisano estaban esperando a otro vecino en la puerta de su portal a que saliese de casa a las 4:30h de la madrugada para registrarle a él, para registrar su coche hasta en dos ocasiones, y acceder a su lonja de forma que consideramos ilegal a las 9:24h para supuestamente incautarle explosivos, encontrando únicamente unos petardos comprados días antes en Astondoa, de forma completamente legal.

No nos parece casualidad lo ocurrido, ya que estas dos personas son conocidos activistas sociales de nuestro pueblo. Y vemos que en esta actuación policial no se busca evitar delito alguno, sino coartar a estas personas en sus actuaciones, que para nada son delictivas.

Consideramos legítima la lucha obrera, la de las mujeres, la de las jóvenes, la de las paradas, las pensionistas y tantas otras que existen, ya que sin estas no tendríamos oportunidad de avanzar socialmente. Por lo que desde aquí los diferentes colectivos sociales y sindicales denunciamos estos abusos policiales y exigimos que no se vuelvan a reproducir.