El Juzgado de lo Social ha declarado nulo el despido de una de las trabajadoras despedidas en agosto de 2013 por discriminación y represalia a quien participó de manera activa en la huelga por el convenio.

La Asesoría Jurídica de LAB ha conseguido que se haga justicia en el Club Golf Gorraiz. Hace casi un año, la empresa planteó una rebaja salarial del 6% a la plantilla en la negociación del nuevo convenio. Pero, al conocer que el Gerente Julián García Mayoral, con un sueldo astronómico que ronda los 6.000 euros mensuales, recibió un sobre complementario con 12.000 euros en el mismo periodo en el que se producían las negociaciones, la plantilla se negó en redondo y secundó una semana de huelga.
En vez de negociar, García Mayoral optó por despedir a 3 trabajadoras que habían participado en la semana de huelga, ante lo que la plantilla se declaró en huelga indefinida. Tras 52 días de huelga, se acordó un convenio sin la rebaja salarial del 6%, mientras que 2 de las trabajadoras despedidas optaban por acordar una indemnización y la tercera se mantenía firme en defensa de su readmisión con el apoyo de LAB.
Ahora el Juzgado ha estimado la demanda interpuesta por la Asesoría Jurídica de LAB y ha declarando nulo el despido de la trabajadora en cuestión. Se trata de una sentencia de gran valor, que trasciende el caso concreto de Golf Gorraiz, puesto que pone coto al recurrente chantaje patronal de “o aceptáis rebaja salarial, o habrá despidos”, así como a la también recurrente práctica de despedir a la gente más solidaria.
El Juzgado, tal y como LAB y la plantilla de Gorraiz defendió en su momento, constata “indicios suficientes para entender que hubiese habido razones de tipo represalia en la selección de los despidos”. Considera que “la participación importante en reuniones de la mesa negociadora así como de manera muy activa en la huelga, acredita discriminación en los despidos”.
Fundamenta estas razones porque “los criterios de selección de las personas despedidas no son homogéneos, sino que parece que la empresa ha utilizado un criterio u otro según fuera la persona de la que quisiera desprenderse. Esta falta de objetividad ahonda en criterios discriminatorios, y en que la verdadera causa del despido sea la represalia de la empresa a quienes tuvieron una significación importante, que fueron beligerantes y que tuvieron una participación activa y destacada en la huelga”.
Desde la Federación de Servicios Privados de LAB queremos felicitar a la trabajadora readmitida que llegó hasta el final defendiendo sus derechos, a la plantilla de Golf Gorraiz, que mantuvo una digna posición en la huelga por la readmisión de sus compañeras, así como a la propia Asesoría Jurídica del sindicato LAB, que ha conseguido que la trabajadora vea hecha justicia y vuelva a su puesto de trabajo.