Hace ya más de tres años que el Tribunal Superior de Justicia declaró contrario a derecho la cobertura de determinados puestos de jefaturas por el sistema de” libre designación” e instaba al Instituto Foral de Asistencia Social –IFAS- a que su cobertura se hiciera por “concurso de méritos”. Este Tribunal estimó, por lo tanto, los dos recursos presentados por LAB, en los que se impugnaba la designación a dedo de una serie de puestos directivos

En el año 2012 el IFAS ejecuta parcialmente estas sentencias, convocando la cobertura de 9 de estos puestos mediante un concurso de méritos, un proceso viciado en el que se “facilita” descaradamente la continuidad de las mismas personas en las mismas jefaturas, realizando para ello cambios en las fechas de preceptividad de los perfiles lingüísticos y bases del concurso ad hoc…práctica, por cierto, habitual en las administraciones gestionadas por el PNV.

Este Instituto continúa manteniendo durante todo este tiempo al resto de personas designadas irregularmente en esos puestos directivos; señalar además que tres de ellas ni siquiera reúnen los requisitos necesarios para acceder a los mismos (dos auxiliares sanitarios y un ordenanza de plaza en puestos de direcciones de centros). Todo esto con dos sentencias judiciales de por medio.

Para el 2015 está prevista la convocatoria de un concurso de provisión, a realizar en dos fases, en la que se incluirán estos puestos…pero de nuevo “con trampa”. En la fase inicial convocarán cuatro de las jefaturas, casualmente aquellas cuyos ocupantes reúnen todos los requisitos y de nuevo con un proceso hecho a medida para mantenerles en sus sillones. Para la segunda fase dejan los puestos directivos “problemáticos”: tres direcciones de centro y las jefaturas de provisión y selección y de gestión administrativa.

Los responsables de esta situación son El Gerente y la Jefa de la Dirección del Departamento de Personas, ambos con cargos en las estructuras del PNV (Getxo y Durango). Son ellos por lo tanto, con la salvaguarda de su partido, los que sabiendo de esa situación ilegal, la han mantenido y ahora, cuando tienen la oportunidad de realizar un proceso limpio, que no genere dudas, siguen con la misma actitud prepotente, considerando de manera impune al IFAS como su txoko.

LAB exige que de una vez por todas este organismo de la Diputación F. de Bizkaia deje de amparar viejas prácticas (enchufismos, clientelismos,…) que favorecen el nepotismo y no garantizan los principios de igualdad, mérito y capacidad.