El posible cierre de la residencia de tercera edad de Cortes no es más que otro caso más que evidencia el resultado de un camino emprendido por UPN y PSN, que se basa en privatizar servicios públicos y en la destrucción de empleo. En la residencia de Cortes más de 10 años de una nefasta gestión y falta de control desde el Gobierno de Navarra nos sitúan en la coyuntura actual, donde los y las que salen perdiendo son las familias que reciben servicio como las trabajadoras de tal centro. 
Las deudas contraídas son debidas tanto a esa mala gestión como a falta del control público por el gobierno de Navarra. No es de recibo exigir que la situación actual tengan que pagarla las trabajadoras de la residencia de Carmen Bellido, poniendo en entredicho sus salarios y condiciones laborales. Tampoco que sean las familias de Cortes las que tengan que quedarse sin un servicio social, cuando se lleva años denunciando que de seguir por ese camino en desenlace sería el cierre de la residencia de cortes .

Es por ello que demandamos al Gobierno de Navarra

-Un cambio de rumbo en el camino emprendido en el desmantelamiento de servicios públicos. Dejar en manos privadas servicios que son fundamentales para la sociedad navarra sólo trae la destrucción y precarización de estos, al igual que el empeoramiento de las condiciones laborales de las personas que trabajan en el sector. Hace unos meses le hicimos llegar a Elena Torres una propuesta en este sentido.

-Un plan que garanticelos servicios sociales de Navarra, en este caso las residencias de tercera edad, asi como las condiciones laborales de las trabajadoras del sector. En el supuesto caso del cierre de la residencia de cortes exigimos la reubicación de esas trabajadoras atendiendo a sus necesidades, asi como a las familias del pueblo y la zona de Cortes.
 

Sindicato LAB. 3 de mayo de 2012.