El sindicato LAB ha comparecido en la comisión de salud y consumo del parlamento de Gasteiz para aclarar cual es nuestra posición sobre la nueva Ley de Mutuas que prepara el Gobierno español y el RD 625/2014 de 18 de julio por el que se regulan determinados aspectos de la gestión y control de los procesos por incapacidad temporal en los primeros trescientos sesenta y cinco días de su duración.

Frente a la aprobación del RD 625 de 18 de julio y la nueva Ley de Mutuas que prepara el Gobierno español, que busca ampliar las competencias de las mutuas patronales para controlar y presionar a los trabajadores y trabajadoras, proponemos que las instituciones de vascongadas avancen en una dirección diferente. Proponemos que, primero, posibiliten y, segundo, promuevan la contratación de las contingencias profesionales con el sistema público.

Se trata en definitiva de apostar por el sistema público de Salud, por Osakidetza. No supone un gasto sino un ingreso, puesto que parte de las cotizaciones de los trabajadores y trabajadoras que contraten con el INSS pasarían a ser gestionadas por el sistema público. Y es algo que se puede hacer perfectamente en el marco legal vigente.

Dicho en otras palabras: se trata de publificar un ámbito que ha sido privatizado. Todo el mundo saldría ganando con ello:

• Desde la perspectiva de los trabajadores y trabajadoras, una gestión pública garantiza que la salud se sitúe por delante de otro tipo de consideraciones.

• Desde la perspectiva del sistema público de salud, gestionar la salud laboral supone reforzar el propio sistema público, que contará con más ingresos y por tanto más medios y podrá optimizar sus recursos, manteniendo la equidad y la universalidad del sistema.

• Desde el punto de vista del empresariado, no se podría plantear objeción alguna, a no ser que existan razones inconfesables. Puesto que la atención de la salud laboral seguirá realizándose según las normas vigentes. Y ¿quién mejor que el sector público para velar por el cumplimiento y desarrollo de dichas normas?

En concreto planteamos:

1. Que el Parlamento de Gasteiz se oponga a la Ley de Mutuas del Gobierno español y apueste por el sistema público como eje de la salud laboral.

2. No firme los convenios de colaboración con el INSS ni con las mutuas, para frenar el impacto de la reforma.

3. Que el Parlamento de Gasteiz habilite los medios para que todas aquellas empresas que libremente opten por concertar las contingencias profesionales con la Seguridad Social, reciban un tratamiento adecuado por parte de Osakidetza. Repito: se trata de planficar adecuadamente, que no de incrementar la inversión pública en Sanidad, puesto que son las cotizaciones de los trabajadores y trabajadoras en cuestión los que pagarán la cuenta.

4. Que el Parlamento de Gasteiz proponga a su propia plantilla que las contingencias profesionales se contraten con el INSS (y por lo tanto se atiendan desde Osakidetza).

5. Que las empresas autoaseguradas sigan siendolo y se haga un estudio en proifundidad sobre las mismas antes de tomar ninguna otra decisión de revocar o no esas empresas autoaseguradoras.

6. Marco normativo y régimen economico propio. De cara a impulsar el MVRL y PS se debe solicitar la exigencia de la transferencia de la seguridad social asi como de las cotizaciones de empresas y de los excendetes de las mutuas de la seguridad social d que operan en la CAPV (Ley General de Sanidad, disposiciones adicionales.).