En las próximas semanas se nos anuncia una nueva reforma de las pensiones, cuyo eje principal va a ser el factor de sostenibilidad. Una doble imposición, social y política. LAB insta al Gobierno Vasco a que se muestre contrario a la reforma y llama a movilizarse el próximo viernes, 10 de mayo, frente a las oficinas de la Seguridad Social de Bilbo.

En las próximas semanas se nos anuncia una nueva reforma de las pensiones, cuyo eje principal va a ser el factor de sostenibilidad. Una doble imposición, social y política, por dos razones:

1. Supone un salto cualitativo a la hora de empeorar el nivel de protección del sistema de pensiones.
2. Se va a imponer a las trabajadoras y trabajadores de Hego Euskal Herria negándonos la capacidad de decisión.

Decimos que empeora el nivel de protección del sistema de pensiones por cinco razones:

1. Porque pretende disminuir drásticamente el gasto en pensiones en plazos más cortos. La decisión en Madrid y en Bruselas está tomada: la cantidad de renta que se ha de trasladar a la clase trabajadora en forma de pensiones tiene que ser cada vez más pequeña. Ni la reforma de pensiones de Zapatero, patronal, CCOO y UGT (se pretendía una bajada media de las pensiones del 21% para el 2027 y un descenso del gasto en pensiones equivalente al 3,5% del PIB en 2050) ni la no revalorización de las pensiones en los dos últimos años (5.000 millones de euros menos para las personas pensionistas), así como el ahorro pretendido con los recientes cambios en las jubilaciones parcial y anticipada (“ahorrar” anualmente 4.857,7 millones de euros) les es suficiente. Quieren y exigen acelerar el ritmo para adelantar los plazos de los recortes. Y para ello, pretenden aplicar en el cálculo de la pensión la esperanza de vida, la cifra de cotizantes o el crecimiento del PIB.

2. Que no nos engañen. No es la esperanza de vida lo que pone en peligro las pensiones. Son las políticas neoliberales quienes hacen insostenible el sistema de pensiones. Al mundo financiero, a las empresas aseguradoras y a la élites políticas aliadas les molesta un sistema de pensiones público. Y necesitan cambiarlo. Mediante el argumento de la esperanza de vida pretenden ocultar su responsabilidad en el debilitamiento y la insostenibilidad del sistema de pensiones: la reforma laboral que está provocando la desaparición del empleo permanente y de calidad, el aumento del paro, la exoneración de cotizaciones, los bajos salarios, la fiscalidad favorable al capital… Estos son los elementos que están vaciando los ingresos de la Seguridad Social. Menos ingresos para pagar las pensiones, menos ingresos para hacer inevitables los recortes, menos ingresos para justificar la entrada de planes de pensiones.

3. El factor de sostenibilidad no es la medicina que garantizará las pensiones. Al contrario, va a imponer un recorte permanente para precarizar las pensiones. Con el factor de sostenibilidad, va a desaparecer la idea de pensión como derecho consolidado cumpliendo unas condiciones. La revisión permanente que va establecer provocará cambios en la edad de jubilación, bien adelantando los 67 años para antes del 2027, bien aumentando la edad de jubilación periódicamente. También podrán, automáticamente, aumentar el número de años necesarios de cotización para poder cobrar el 100% de la pensión. Incluso tendrá efectos sobre las cuantías de las pensiones reduciéndolas, bien ajustando las pensiones iniciales a las que aplicar un coeficiente reductor en función de la esperanza de vida o impidiendo su revalorización en función del IPC. Quienes trabajen sabrán lo que aportan, pero estarán sometidos a la incertidumbre de no saber que les puede corresponder en el futuro.

4. El factor de sostenibilidad viene para imponer nuevas tendencias: pensionistas con pensiones más bajas y más trabajadores y trabajadoras sin pensiones. La consecuencia es clara: aumento de los niveles de empobrecimiento.

5. El factor de sostenibilidad es la alfombra roja que el Estado pone para que los bancos y las aseguradoras puedan aumentar su cuota de mercado. Lo dicen en sus estudios. Todavía es bajo el número de planes de pensiones contratados, y son bajas las aportaciones de capital que se realizan. En la coyuntura actual, aspiran a aumentar su cuota lo más que puedan a medida que vayan endureciéndose las pensiones. Planes de pensiones llamados a a sustituir los efectos de la burbuja inmobiliaria. Antes se le dijo a la clase trabajadora que tenía que ser propietaria de viviendas, ahora se le dirá que no tiene más remedio que contratar planes de pensiones. Y si a esto añadimos los niveles crecientes de precariedad, el crecimiento de la desigualdad a la hora de acceder a unas pensiones está servida.

El factor de sostenibilidad es un nuevo elemento de imposición para Euskal Herria. Una vez más todo se está cociendo en Madrid. La comision de expertos formada por gentes del mundo bancario, seguros y sindicatos de concertación, el Pacto de Toledo,… Todos ellos trabajando en la misma dirección. No podemos dejar pasar desapercibida la iniciativa del PNV, junto con el PSOE, CiU y el PP para reclamar el factor de sostenibilidad. Comparten agenda de modelo, y también comparten la negación a nuestro pueblo para poder decidir sobre el Sistema de pensiones y de protección que necesitamos.

Es evidente que nos quieren negar el debate y la capacidad de decisión sobre el sistema de pensiones, sobre las bases en que debe asentarse (empleo de calidad, fiscalidad justa y progresiva, eliminación de bonificaciones fiscales a planes de pensiones privados,…), sobre las fórmulas para su financiación (vía cotizaciones, vía impuestos). Y quieren negarlo porque ello supondría cuestionar el chiringuito y el negocio.

Nos encontramos frente a un panorama social devastador. Ello nos lleva a reafirmarnos en la necesidad de un sistema público vasco de pensiones que garantice los derechos laborales y sociales.

El sindicato LAB ha trabajado, trabaja y trabajará hasta conseguir el sistema que nuestro pueblo necesita. En este sentido, interpelamos al Parlamento Vasco a que trabaje en esta misma dirección, y por ello, exigimos que se posicione en contra de esta agresión sin precentes procedente desde Madrid.

En la misma línea, el sindicato LAB llevará esta PROTESTA a la calle el viernes día 10, en Bilbo, para decir no más al saqueo de nuestras pensiones. La concentración tendrá lugar de 10.15h a 10.45h. en la Seguridad Social (Gran Vía 89) bajo el lema Gure pentsioak lapurtzen dizkigute. Nos roban nuestra pensiones.

Las próximas semanas van a ser de gran importancia. Estamos ante nuevas agresiones y nuevos ataques. Y frente a ellos el movimiento sindical y social vasco tiene un gran reto en la conformación de la alternativa social que necesita nuestro país. Frente a quienes nos imponen el empobrecimiento para asegurar sus ganancias, frente a las élites políticas gobernantes en nuestro pueblo que o bien comparten el proyecto neoliberal o bien nada hacen por superar las debilidades del actual marco jurídico político en favor de mayor soberanía, tenemos que levantar nuestra alternativa. Es preciso cambiar las reglas de juego: tenemos que poner en el centro de la agenda la necesidad de construir Euskal Herria sobre unas bases sociales que garanticen la igualdad, la justicia, la dignidad,…. Y en ese escenario, la urgencia de un Sistema de Seguridad Social y Protección Social propio, que responda a los intereses de la mayoría social es más necesario que nunca.
 

 

LAB SAREAN
{module[111]}