Ainhoa Etxade, secretaria general de LAB valora la investidura del nuevo Lehendakari del Gobierno Vasco. Etxaide a declarado que en el discurso de Urkullu se reafirman las peores previsiones del sindicato, y a sabiendas de que desde Madrid solo vendrán imposiciones, le pregunta que tipo de políticas pretende realizar. Asimismo, Etxaide le recuerda que la única salida posible es la de construir un nuevo modelo económico y social en Euskal Herria.

Declaraciones de Ainhoa Etxaide, secretaria general de LAB, ante la investidura del nuevo lehendakari

«Las palabras que pudimos escuchar ayer en el discurso de investidura, por desgracia, nos reafirman en nuestras peores previsiones. Durante los próximos cuatro años tal vez tengamos alternancia de partidos políticos en el Gobierno, pero esa alternancia no va a traer una verdadera alternativa, que es lo que reclama este pueblo.

Situar la crisis como problema principal y desligarla por completo del derecho a decidir de Euskal Herria no hace más que ocultar el problema y el debate fundamental. No hay manera de hacer realmente frente a la crisis, de darle vuelta a la situación económica si no tenemos la capacidad de decidir y poner en marcha nuestras propias políticas. Si en la fase anterior el llamado autogobierno se había mostrado completamente limitado a la hora de decidir tanto el presente como el futuro de nuestro pueblo, en esta fase en la que desde Madrid se nos imponen políticas ultraneoliberales y una centralización feroz, pone de relieve su más absoluta ineficiencia.

¿Qué tipo de políticas pretende realizar el PNV desde Gasteiz, a sabiendas de que desde Madrid van a ser sistemáticamente impedidas e impuesta una batería de medidas y reformas? La única salida posible es construir un nuevo modelo económico y social. Y es, precisamente, a encarar este reto a lo que renuncia el señor Urkullu cuando evita este debate.

No hemos visto ninguna intención de recorrer un camino distinto, no hemos visto ninguna intención de dar realmente una salida a la crisis, no hemos visto ninguna intención de llevar a cabo políticas eficaces de empleo ni de reactivación económica y sí, por el contrario, unas intenciones muy claras de seguir por el mismo camino.

Si ir más lejos, antes incluso de tomar posesión de su cargo, se han puesto sobre la mesa las que serán sus prioridades: recortar aún más el sector público. Es decir, las primeras medidas a tomar vendrán a profundizar aún más en el desempleo y en el empeoramiento de los servicios públicos.

Por ese camino no hay reactivación económica, no le espera un futuro nada halagüeño a nuestro pueblo; por ese camino lo único que hay es más precariedad laboral y social, más pobreza y miseria. Estamos en una situación de emergencia, con los peores datos económicos y sociales que jamás hayamos visto. Y eso no es fruto del infortunio ni de la mala suerte, sino consecuencia de unas políticas económicas y sociales muy concretas que se están llevando a la práctica con la excusa de la crisis. Es posible hacer otro tipo de políticas, siempre y cuando se tome las decisión de darle realmente la vuelta a la situación. Y es en torno a ese punto que se tienen que realizar los acuerdos que realmente necesita nuestro pueblo, acuerdos políticos y económicos para construir un nuevo modelo económico y social. Pero no solo acuerdos. También son imprescindibles instrumentos, instrumentos políticos y económicos para decidir, hacer respetar y desarrollar políticas propias.

Euskal Herria, 13 de diciembre de 2012»