Una veintena de trabajadores y trabajadoras de FCC-Alfus que se encuentran ya en su 213 día de huelga por el expediente de extinción que la empresa registró en marzo han irrumpido en las oficinas de Metro Bilbao -uno de los principales clientes de esta empresa- para exigir la implicación a ésta en el conflicto que dura ya más de un año. 

Las y los trabajadores con la protesta en Metrobilbao, han denunciado en varias ocasiones la dejadez o falta de responsabilidad de FCC en este conflicto. Hoy se han acercado a las oficinas de Metro Bilbao para hacer entrega de una carta dirigida a la dirección y en la que exponen cómo la empresa FCC-Alfus sigue manteniendo una actitud impositiva sobre los despidos y recortes de las condiciones de trabajo así como de ninguneo ante las reclamaciones de los trabajadores a pesar de la sentencia del juzgado social de Bilbao donde se declaran estos despidos fuera de justificación.
 
LAB sarean
{module[111]}