Han pasado cuatro años de vigencia del convenio de eficacia limitada firmado por CCOO Y UGT, el cual ha supuesto entre otras, que la mayoría de trabajadores y trabajadoras eventuales no hayan cobrado atrasos, los problemas surgidos en muchas empresas para poder cobrar el 100% de las bajas por accidente laboral y enfermedad profesional, debido a las condiciones que pactaron con la Patronal, y que algunas empresas cicateras, aprovechándose de la condición de eficacia limitada, a la fecha de hoy aplican el último convenio de eficacia general del 2003. 
Este año nos vemos en la necesidad de negociar un nuevo convenio del metal, sabemos que estamos en momentos difíciles, por la situación de una crisis que no hemos provocado la clase trabajadora pero que sí nos quieren hacer pagar.

Sabemos que tras las reformas realizadas por los Gobiernos de Zapatero y Rajoy, entre otras, la de la negociación colectiva, con la ultraactividad, es decir la limitación de la prórroga automática de los convenios colectivos a un máximo de 14 meses y la prevalencia del convenio de empresa sobre el provincial del sector. La negociación del convenio será más difícil aún si cabe, pero no nos queda otra que darle la vuelta, tenemos que buscar la concurrencia con el resto de Sindicatos, para confrontar con la patronal y poder jugar en un estadio propicio a nuestros intereses como trabajadores y trabajadoras.

Sabemos que las propuestas de la Patronal son, entre otras, el incremento de la jornada de trabajo y congelación de los salarios, es decir, beneficios para las empresas y más miseria para los trabajadores y trabajadoras. Por lo tanto, tenemos un reto trascendental en la negociación de este nuevo convenio, tenemos que luchar por mantener el convenio sin retrocesos, mejorándolo en lo posible y blindándolo contra intereses externos. Para ello, la lucha contra la precariedad, por la subida salarial que nos suponga la recuperación y mejora del poder adquisitivo; acabar con la discriminación en los salarios según el género, condiciones de trabajo y de opciones de promoción de las mujeres, con el trabajo y desarrollo de planes de igualdad de oportunidades serios y efectivos, hacer de la salud laboral una herramienta fundamental para la extinción de los accidentes y enfermedades profesionales, garantizando el uso y normalización del euskera, etc., estos puntos son la esencia de la negociación colectiva. Ante los ataques por parte del Gobierno de Madrid y de la patronal, LAB va a defender los derechos de trabajadores y trabajadoras en el convenio del metal y utilizar la negociación como herramienta para conseguir el objetivo del mantenimiento del empleo, el reparto de la riqueza y la mejora de las condiciones de trabajo.