La construcción española tiene nuevo convenio hasta 2016, firmada por la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) que preside Juan Lazcano y los sindicatos UGT y CCOO. Con esta noticia se materializa la enésima agresión a la negociación colectiva sectorial en general y a los convenios de construcción de herrialde que venimos negociando en Hego Euskal Herria. Es este un convenio estatal que en sus 248 articulos, Disposiciones transitorias y adicionales y hasta 9 anexos trata de estructurar la negociación colectiva y profundiza en medidas determinantes para que esta pivote principalmente sobre el convenio sectorial estatal.

Las valoraciones del a patronal y los sindicatos firmantes no dan espacio a dudas, dicen los sindicatos textualmente: “cabe destacar que la estructura de la negociación colectiva descansa sobre el convenio sectorial estatal, dotado de eficacia normativa general, definiendo su papel como convenio rector y director de las relaciones laborales y vertebrador del sector de la construcción, protegiendo la unidad de mercado y la homogeneización de condiciones laborales.”

La extensa articulación de la estructuración de la negociación colectiva acordada lo demuestra:

• Valida el marco estatal como marco regulador casi pleno. Se reserva materias tan sensibles como los salarios, jornada, movilidad funcional y geográfica, modificación de condiciones laborales, contratación y subcontratación…. E incluso cláusulas predeterminadas por volumen de facturación para la no aplicación de lo recogido en convenio.
• Instrumentaliza la negociación provincial principalmente para un mayor desarrollo de instrumentos de flexibidad. Esto es, para intereses de la patronal.

Por todo ello desde LAB queremos denunciar este ataque a nuestro ámbito de negociación colectiva del sector de la construcción. Si hasta ahora los y las trabajadoras del sector debían enfrentarse a un incumplimiento constante de sus condiciones laborales recogidas en convenio, ahora se le suma el que el ámbito donde se disputan sus derechos está en Madrid.

CCOO y UGT, tendrán que tomar posición y aclarar si van a acatar la centralización firmada por sus compañeros en Madrid o sí van a defender los convenios de nuestro ámbito, con plenas capacidades para articular todas las materias y sin ningún tipo de subordinación a la negociación estatal.

El acuerdo sigue el dictado más neoliberal. Se asume que la solución del sector de la construcción pivota en quitar derechos laborales y no en neutralizar abusos empresariales.

Desde LAB exigimos más que nunca la constitución de un Marco Vasco de Relaciones Laborales que de salida a éste tipo de imposiciones, que de espacio a nuestra capacidad de negociar convenios propios y desde ahí posibilitar ordenar un sector hoy totalmente desregulado. Hoy más que nunca es imprescindible implicarse en la lucha por el convenio sectorial propio, que responda a las necesidades de los y las trabajadoras de Euskal Herria.

Bilbao, 15 de febrero de 2012